Los restos de , reconocida por su amplia y destacada labor en defensa de los derechos humanos y la democracia en el Perú, son velados en el Colegio de Jesús, en Pueblo Libre. La activista española murió esta madrugada en una clínica local a los 83 años debido a una complicación médica.

Coll es recordada por asumir la secretaría ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en nuestro país durante los años ochenta, época en la que Sendero Luminoso generaba muerte y destrucción, sobre todo en las zonas andinas.

Asimismo, fue promotora de la creación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, del Plan Integral de Reparaciones y del Registro Único de Víctimas del periodo de violencia política, los cuales formaron parte del Consejo de Reparaciones.

La ministra de Justicia, , lamentó el fallecimiento de la activista y resaltó su destacada labor a favor de los más necesitados del país, así como el inmenso amor que sentía por la tierra que la acogió en 1967, cuando llegó como misionera para trabajar en la Unión Nacional de Estudiantes Católicos en Trujillo.

A su velatorio acudieron diversas personalidades, como el primer ministro Juan Jiménez; la alcaldesa de Lima, Susana Villarán; el jefe del INPE, José Luis Pérez Guadalupe y la exemerretista Lori Berenson, quien habría recibido ayuda de la desaparecida activista durante su permanencia en el Penal de Mujeres de Chorrillos.