(USI)
(USI)

A tres de días de la , en la que seis millones de habitantes de la capital decidirán la suerte de y de 39 regidores del concejo metropolitano, la alcaldesa se juega sus últimas cartas para mantenerse en el cargo.

Este mañana, no solo reiteró el mea culpa por sus errores que hizo la semana pasada, sino también reconoció que la decisión para investigar la gestión del exalcalde no se hizo en el momento más adecuado.

"Esa decisión (de investigar la corrupción denunciada en la gestión anterior) la adoptó todo el concejo. El momento no fue el más adecuado, porque se hizo en medio de una campaña electoral y eso tuvo repercusiones importantes (para la candidatura presidencial de Castañeda), pero había un compromiso con la ciudadanía de investigar", aseguró.

Contó incluso que conversó con el mismo Castañeda a inicios del 2010 para decirle que lo iban a investigar y que el ex alcalde le respondió, que no le preocuba porque no tenía nada que temer.

Asimismo, le pidió al líder de Solidaridad Nacional respetar el período de su mandato y esperar, en caso quiera volver a la comuna, las elecciones ediles del próximo año. "Castañeda puede esperar y presentarse para la candidatura el próximo año. ¿Por qué tanta angurria?", expresó.

MÁS MEA CULPALa burgomaestre dijo que otro de los errores que cometió fue creer que podía gobernar la ciudad solamente con el apoyo de los regidores del Fuerza Social y sin entablar lazos fuertes con la oposición, donde está el Partido Popular Cristiano (PPC), que hoy apoya su continuidad.

Sin embargo, Villarán negó que esta actitud revele soberbia, como lo sostienen sus adversarios políticos, y criticó que los promotores del Sí no le haya dado a Lima una salida.

"Con tres alcalde en dos años, ¿quién se va a atrever a firmar una sola resolución? La Municipalidad de Lima tiene 34 gerencias y el personal actual ha sido bien elegido, que ya está familiarizado, ¿quién va a querer trabajar en una gestión complementaria de solo ocho meses?", cuestionó.