(USI)
(USI)

Lejos de reconocer su responsabilidad, el director de la Policía Nacional, , busca salvar su cabeza –que la ante su demostrada incapacidad para ocupar el cargo– luego de que un Perú21 demostró que le mintió al país y al presidente Ollanta Humala cuando declaró que se a los 'marcas' que en la notaría Paino, en Surquillo, a pocos metros de dos complejos policiales.

En un comunicado, la PNP señala que lo dicho por el general Salazar se basó en un informe pedido a la Dirandro y luego plasmado en un documento escrito y que además "esta sustentado en los actuados policiales que obran en la Dirandro y en la comisaría de Surquillo, donde se detalla por escrito la intervención policial, el auxilio prestado, las diligencias preliminares y otros de interés para la investigación policial".

En dicho documento, alega la institución, se señalaba que hubo una persecución tras el violento atraco por varias cuadras, pero que no se pudo alcanzar a los hampones por la congestión vehicular en la avenida Aramburú y por no tener radios para pedir refuerzos. Las imágenes que presentamos desbarataron esta versión.

El comunicado agrega que la Inspectoría General de la Policía Nacional realiza actualmente la investigación administrativa disciplinaria, con la finalidad de esclarecer fehacientemente la participación e intervención del personal policial "resultado que se hará conocer oportunamente".

Al respecto, el exministro del Interior Fernando Rospigliosi dijo que el general Salazar debe ser destituido porque "él es el responsable de lo que ocurre en la Policía y, además, porque él es el verdadero ministro del Interior pues despacha directamente con el mandatario Ollanta Humala y con el asesor presidencial Adrián Villafuerte".

SE VIENEN CAMBIOSEn tanto, fuentes del sector Interior dijeron que a raíz de la ola de delitos se vienen acelerando los cambios en la Policía. Sin embargo, los mil policías que salieron de las unidades administrativas para integrar las supuestas "nuevas unidades operativas" fueron informados de que, a partir de la fecha, solo servirán en las comisarías.

Por otro lado, fuentes policiales manifestaron a Perú21 que el efectivo de la Dirandro que presenció el atraco en la notaría no intervino y se escondió en su base porque su fusil AKM no tenía balas y, además, porque si dejaba el puesto fijo de vigilancia, podía ser sancionado y dado de baja.