Requena sostiene que Cateriano tiene "más muñeca política" que su antecesor Vicente Zeballos. (Foto: GEC/Hugo Pérez)
Requena sostiene que Cateriano tiene "más muñeca política" que su antecesor Vicente Zeballos. (Foto: GEC/Hugo Pérez)

El analista político sostuvo que será un premier con perfil propio y mayor peso político que su antecesor Vicente Zeballos, por lo que se esperaría, dijo, que haya más estabilidad y gestión y menos aislamiento a nivel gubernamental.

Opinó que su relación con el Congreso de la República también será distinta, “por lo menos más orientada a la conversación y más abierta”. “Teniendo más muñeca política, junto con varios de sus ministros, podría establecer una convivencia más llevadera con el Parlamento”, agregó.

Requena indicó que el flamante “quizás no esté muy preocupado en la aprobación congresal pero sí en dotar al gobierno de resultados”. “Yo esperaría que sepa leer el momento político donde se requiere más cooperación que enfrentamiento, y con esta conciencia de que el Ejecutivo requiere mostrar resultados, el último año de gobierno podría ser más llevadero”, acotó.

MIRA: Pedro Cateriano: No es el momento más oportuno para las interpelaciones a ministros

En declaraciones a Perú21, el analista comentó que cuando no ha tenido responsabilidad política, Cateriano Bellido ha asumido una posición muy frontal con el fujimorismo y el aprismo, “pero esa frontalidad la moderó y trabajó de manera más inteligente” cuando asumió el premierato durante el gobierno de Ollanta Humala. “Le dio la estabilidad que Humala no había tenido”, indicó.

Haciendo un paralelo con su antecesor, añadió que, a diferencia de Zeballos, Cateriano no dependerá mucho de lo que diga el mandatario. “Si hay algo en lo que no concuerda lo sabrá decir, es un premier con voz y un perfil mucho más alto. Aunque no responde al entorno de Vizcarra se nota que ha tenido injerencia en poner en puestos claves como Cancillería e Interior a personas con perfil propio con las que ha trabajado”, manifestó.

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-20 podría aparecer dentro de 6 a 7 meses