Luis Nava fue trasladado a penal Castro Castro donde cumplirá prisión preventiva

Efecto Odebrecht. Al exsecretario presidencial de Alan García se le imputa el delito de lavado de activos por recibir US$3 millones ilícitos de la empresa Odebrecht, según contó el exdirectivo brasileño Jorge Barata. Es la segunda vez que estará en la cárcel.

RUMBO A prisión, otra vez. Nava Guibert ya había estado en la cárcel en 1993, tras ser acusado de dejar en la quiebra a Mutual Perú.

RUMBO A prisión, otra vez. Nava Guibert ya había estado en la cárcel en 1993, tras ser acusado de dejar en la quiebra a Mutual Perú. (Mario Zapata)

RUMBO A prisión, otra vez. Nava Guibert ya había estado en la cárcel en 1993, tras ser acusado de dejar en la quiebra a Mutual Perú. (Mario Zapata)

Alvaro Reyes Quinteros

Luis Nava Guibert fue trasladado finalmente ayer al penal Miguel Castro Castro, en el distrito de San Juan de Lurigancho, donde cumplirá 36 meses de prisión preventiva mientras se le investiga por la recepción de US$3 millones ilícitos entregados por la empresa Odebrecht.

El exsecretario presidencial de Alan García se encontraba en la carceleta del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) desde el miércoles, adonde fue trasladado luego de que fuera dado de alta en la clínica en la que estaba internado.

Ayer, a las 6:14 p.m., fue embarcado en un bus del INPE que lo llevó hacia la prisión en la que permanecerá recluido.

Esta es la segunda vez que Nava Guibert está en la cárcel. En 1993, ya durante la gestión de Alberto Fujimori, fue encarcelado al dejar en quiebra a Mutual Perú, donde él ocupaba la presidencia del directorio de la entidad.
Fue acusado de los delitos de estafa, contra la fe pública y apropiación ilícita, aunque un año después fue absuelto y quedó libre. Quizá esta fue una de las razones por las que García lo blindó en su segunda administración. 

Esta vez fue el exsuperintendente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, quien en un interrogatorio en Brasil reveló que Nava Guibert le pidió un millonario monto a cambio de permitir a la compañía seguir ejecutando obras durante el gobierno de García, como la carretera Interoceánica Sur.

Según el propio Barata, ese soborno le permitiría ganar adjudicaciones de futuros proyectos, y eso se concretó con la concesión del Metro de Lima.
José Nava Mendiola, hijo de Luis Nava, confesó también que su padre recibía dinero de Barata en maletines. Incluso contó que, entre 2006 y 2008, él mismo trasladaba en su auto al empresario brasileño hacia la casa de su padre para que le entregara mochilas con fajos de billetes.
Para el fiscal José Domingo Pérez, esas entregas de dinero eran parte del “pacto criminal” entre Nava y Barata.

CORNEJO SE HUNDE MÁS

En el tercer día de audiencia, la fiscal Meryl Huamán insistió en que el exministro de Transportes Enrique Cornejo era parte de la organización criminal.

Contó que, citando a un colaborador, Cornejo convocó a una sesión a su entonces asesor Jorge Cuba; al secretario general del MTC, Jorge Luis Menacho; y al director de Provías Nacional, Raúl Torres; para hacer “un control de daños” ante los informes “negativos” que había emitido Luis Barrantes Mann, como presidente del Comité de Licitación. Sostuvo que eran “perjudiciales” para la entrega del tren.

GOZÓ DE INMUNIDAD 5 AÑOS

Luis Nava Guibert le conocía todos sus secretos a Alan García. Por eso, en un acto que fue advertido como una maniobra legal, el exjefe de Estado nombró a su secretario general como ministro de la Producción cuando solo faltaban dos meses para concluir su gobierno, en julio de 2011.

Con su designación como titular del Produce, el 13 de mayo de 2011, Nava Guibert gozó de la inmunidad que le otorga la Constitución a los exministros de Estado para no ser acusados hasta 5 años después de dejar sus cargos.

Según el constitucionalista Aníbal Quiroga, fue una protección débil e innecesaria porque lo blindaba solo por delitos de función cometidos en su gestión como ministro, pero no por hechos anteriores.

Miguel Atala confesó que los US$1’312,000 que le transfirió Odebrecht a su cuenta en Andorra se los entregó en su integridad al fallecido líder aprista entre 2010 y 2018. Precisamente, fue Atala quien contó que Nava le aclaró en un evento en Brasil, en 2008, que el dinero entregado por la constructora Odebrecht era para el expresidente García.

TENGA EN CUENTA

- La fiscal Nelly Millones Palmadera abrió investigación preliminar para aclarar si existe una “fuerza de choque” al interior del Partido Aprista, como denunció el investigado Miguel Atala Herrera.

- El coordinador de la Fiscalía en Criminalidad Organizada, Jorge Chávez Cotrina, contó a Perú21 que entre las diligencias a efectuar está el interrogar a Atala y solicitar al fiscal Pérez alguna evidencia de corroboración de las amenazas.

- La audiencia para definir la prisión preventiva de Enrique Cornejo y otros investigados se postergó para el día de hoy a las 10 a.m.

Ir a portada