Módulos Temas Día

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

En los comicios de 2014, no lograron ninguna Alcaldía distrital y, en 25 años, jamás alcanzaron la provincial.

Diethell columbus

Diethell Columbus habló sobre los grandes problemas de la capital: Congestión vehicular e inseguridad ciudadana. (Renzo Salazar / Perú21)

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima. (Renzo Salazar / Perú21)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Fuerza Popular ha lanzado hace una semana a su precandidato a Lima Metropolitana , el abogado Diethell Columbus, quien encarna el acariciado deseo naranja de alguna vez llegar al sillón municipal de la capital. El comportamiento electoral de los últimos años no es muy esperanzador al respecto. Sin embargo, tras la huella que dejaron las elecciones municipales de 2014 se pueden identificar algunos bolsones distritales. El siguiente es un análisis de los antecedentes electorales que podría dar luces del futuro fujimorista en la gran urbe.

EL SILLÓN ESQUIVO

Al fujimorismo nunca le ha ido bien en la competencia por la Alcaldía limeña. Remontémonos a 1993, cuando Pablo Gutiérrez, el candidato de Alberto Fujimori, renunció a la contienda, así se trunca la participación de Cambio 90 en dicha campaña.

1995 fue el año en que estuvieron más cerca: con Jaime Yoshiyama y toda la maquinaria del gobierno de Fujimori a su favor. Aun así, el recordado Alberto Andrade con Somos Perú logró vencer al candidato de Nueva Mayoría Cambio 90. El entonces alcalde miraflorino obtuvo el 52% imponiéndose al presidente del CCD con 47.9%.

En 1998, el oficialista Juan Carlos Hurtado Miller a la cabeza de Vamos Vecino intentó infructuosamente suceder a Andrade. Logró un 32.7% versus el 58.7% del reelegido alcalde limeño.

De ahí en adelante, la debilidad naranja fue una constante. En el año 2002, luego de la debacle del fujimorismo y en medio del desprestigio, Diego Uceda apenas pudo conseguir un 1.8% para Vamos Vecino. Cuatro años después, en 2006, la ex congresista y ahora asesora parlamentaria Carmen Lozada logró movilizar a un 4% de la población a su favor, muy lejos de Castañeda Lossio.

En 2010 decidieron replegarse y no presentaron candidato. Probablemente era tiempo de concentrarse en la nueva conformación del partido Fuerza 2011 y la candidata presidencial, Keiko Fujimori, que meses después daría batalla a Ollanta Humala.

La última experiencia tampoco fue auspiciosa. En las elecciones del año 2014 optaron por la candidatura de Alberto Sánchez Aizcorbe, ex alcalde de La Victoria, con quien tan solo alcanzaron un 2.7% de votos.

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

El fujimorismo y la Alcaldía de Lima [ANÁLISIS]

FRACASO DISTRITAL

La suerte del fujimorismo no fue distinta a nivel distrital. Ninguno de los actuales alcaldes electos de los 43 distritos de Lima pertenece al fujimorismo. La historia del “casi pero no” tuvo lugar en San Isidro, donde Manuel Velarde del PPC le ganó a Madeleine Osterling de Fuerza Popular por 872 votos.

Lima no es naranja, aunque como puede observar en el mapa, tiene ciertos matices. Las elecciones distritales de 2014 permiten identificar algunos bolsones de votos fujimoristas en los poco poblados distritos sureños de San Bartolo (19.5 %) y Pucusana (11.22%), y en los populosos San Juan de Miraflores (10.91%) y San Juan de Lurigancho (10.13%).

En el otro extremo, se encuentran distritos de poco peso electoral como Punta Negra (1.81%), o de mayores dimensiones como Independencia (2.39%) y Surquillo (2.66%) con un débil voto naranja a nivel edilicio.

La capital es un hueso duro de roer para el fujimorismo. En 25 años no ha alcanzado el sillón municipal, ni cuando fue oficialismo, tampoco cuando ha sido la principal y protagónica oposición (como en 2010 y 2014). Esto quizá se deba a la presencia acentuada del anti-fujimorismo en la capital, la baja calidad de sus candidatos o falta de cuadros (en 2014 no presentaron candidatos en 9 distritos). ¿Será este año la gran oportunidad de cobrarse la deuda pendiente? ¿O la crisis en el seno del partido originada con la disidencia de Kenji Fujimori pasará factura?

CIFRAS

- 27.91% de los votos en San Isidro fueron para Osterling (Fuerza Popular). Aunque no ganó, fue el mejor desempeño naranja a nivel distrital.


- 1.81%  de los votos fue el peor desempeño fujimorista, en Punta Negra.

Leer comentarios ( )

Ir a portada