Los facilitadores del diálogo en el caso Conga, monseñor y el padre , emitieron un comunicado en el que señalan que "los peruanos tenemos que aprender a solucionar nuestros problemas en un clima de tolerancia y de respeto a la dignidad humana", en lo que podría interpretarse como una respuesta a la intención del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, de por la decisión del Gobierno de prorrogar el estado de emergencia en tres provincias.

"De nuestra labor podemos manifestar con certeza que el diálogo como camino para solucionar esta problemática de manera pacífica es posible. Todo esto ha sido comunicado íntegramente a las autoridades respectivas, y esperamos con fe que continúe por el bien de Cajamarca y del Perú", se indica en la misiva.

Ambos religiosos también defendieron el plan de trabajo que incluye el conversar con todas las partes involucradas en el caso Conga.

"Todo esto con el sincero y profundo deseo de conocer a fondo la problemática y posibilitar que las partes en conflicto escuchen y entiendan sus posiciones", indicaron.

Garatea y Cabrejos consideraron que el negarse a dialogar, como es el caso de Santos, "no conduce a nada y hagamos los esfuerzos para que todos nos encontremos".