(Foto: MML)
(Foto: MML)

LESLIE URTEAGA

El carnaval de la ministra

La ministra de Cultura se apareció por Puno y se armó el carnaval, pero de insultos en su contra. Frente a la danza de silbidos, gritos y cuestionamientos por su presencia en esa región, Leslie Urteaga ha respondido que las agresiones verbales no los van a detener. La titular del Mincul, que acaba de terminar otra batalla en Machu Picchu, respondió a la enfadada población puneña, que prácticamente la expulsó de su tierra, diciendo que los gritos que escuchó en las calles no tenían nada que ver con demandas sociales y lamentó que se haya politizado la celebración de la Candelaria. Quizás debería parafrasear a su jefa Boluarte y recordar que “unidos, todo, desunidos, perdemos todos”.

Foto: Hugo Pérez
Foto: Hugo Pérez

CARNAVAL, CARNAVAL

Esto está que quema

Lo cierto es que, en el interior del país, la población ha aprovechado los carnavales para descargar su furia contra la mandataria y este gobierno. No solo en Puno, también en Ayacucho, cantan y bailan en las calles temas en rechazo a Dina Boluarte. En Cajamarca, le cambiaron la letra a una conocida canción de rock peruano para agredir verbalmente a la presidenta. La situación en provincias está que quema como este verano.

ALEJANDRO CAVERO

La canción

El congresista Alejandro Cavero se quiso subir al coche y, aprovechando la muerte del cantautor Pedro Suárez-Vértiz, presentó un proyecto para declarar el 28 de diciembre como el Día del Rock Nacional, coincidiendo con la lamentable pérdida del músico. Este uso político de un triste acontecimiento por parte del legislador de Avanza País fue advertido por la familia del buen Pedrito, que se mostró en contra de la iniciativa del congresista, tal como lo hizo saber su colega Edward Málaga, amigo del fallecido rockero. A Cavero lo mandaron con su canción a otra parte.

Foto: Congreso
Foto: Congreso

RAFAEL LÓPEZ ALIAGA

Baño de ruda

El alcalde de Lima no pega una. En una nueva inspección, la Digesa ha confirmado la declaratoria de no saludable a la playa artificial instalada en el club Metropolitano Wiracocha, en San Juan de Lurigancho. La comuna capitalina, al puro estilo confrontacional de quien la dirige, había hecho caso omiso a la primera disposición de la entidad del Minsa asegurando que la playa estaba apta y hasta invitó a los vecinos a ir a ella. Rafael López Aliaga va a tener que bañarse en ruda, o tal vez meterse un chapuzón en su nada saludable playa.

Lopez
Lopez


TAGS RELACIONADOS