(Foto: SINTRACGR)
(Foto: SINTRACGR)

El abogado laboralista Ricardo Herrera comenta los increíbles pedidos de los trabajadores sindicalizados de la Contraloría, que van desde recibir bonos para un plan nutricional, canasta por Fiestas Patrias, seguro médico privado al 100% hasta para extracciones dentales, uniformes para empleados en modalidad remota e incluso un bono de productividad sin demostrar un buen rendimiento.

¿Ve viables esas demandas?

Los trabajadores sindicalizados tienen el derecho constitucional a la negociación colectiva. Lo que tiene que hacer el empleador, en este caso la Contraloría, es evaluar si presupuestalmente está en capacidad de conceder lo que el sindicato pide. Pero así como ese es un derecho de los trabajadores, es un deber presentar pliegos de reclamos razonables y sobre todo con sentido común teniendo en cuenta el presupuesto institucional.

¿Y los pedidos que formulan son razonables?

Por ejemplo, una bonificación por Día de la Madre para toda mujer que trabaje en la Contraloría me parece que no se condice con el objetivo de la celebración. Pedir S/800 para un servicio de nutrición, me parece bastante exagerado. Una bonificación por cierre de pliego de más de S/36,000 no está dentro de los parámetros del promedio del mercado. Si el pliego contiene un pedido estratosférico, desmesurado, se va a perder mucho tiempo en acercar ambas posiciones.

¿Qué puede ocurrir?

Si no se llega a un acuerdo de trato directo, el sindicato puede pasar la etapa de conciliación y si tampoco hay acuerdo entonces se pasa al arbitraje, que también está sujeto a las reglas de previsión presupuestaria.

¿Por qué hacen estos pedidos desmesurados?

Es una práctica, lamentablemente, frecuente en el mundo sindical peruano, el pedir alegremente lo que el sindicato quiere más allá de lo que el empleador está en posibilidad real de dar (…) Si tenemos un pliego estratosférico, totalmente desmesurado, sin ningún tipo de referencia o consideración al presupuesto disponible, vamos a tener una negociación larga, difícil, probablemente tensa, y que puede terminar en un conflicto si es que la Contraloría no accede a este pliego tan voluminoso y tan costoso.

Los afiliados al SINTRACGR son trabajadores del régimen laboral de los Decretos Legislativos 728 y 1057. ¿Cómo empleados de una institución pública se rigen bajo un sistema privado?

Eso pasa en muchas entidades públicas, inclusive en el Congreso. Tenemos una multiplicidad de regímenes en el Estado. Eso trae a colación el fracaso de la Ley de Servicio Civil que, lamentablemente, no obligó a que todos los trabajadores de la administración pública pasen a este nuevo régimen y así unificar el régimen laboral.

Perú21 ePaper, y pruébalo gratis.

ENTREVISTA COMPLETA

Ricardo Herrera: "Los pedidos estratosféricos de los sindicatos pueden originar un conflicto"