El gobierno de Estados Unidos decidió levantar la confiscación de las millonarias cuentas bancarias de la minera Comarsa, del clan peruano de los , que ocultarían dinero del narcotráfico y el lavado de activos.

Según el abogado de la familia, , el gobierno estadounidense aceptó que no se justifica que las cuentas de la familia estén embargadas.

Por su parte, el dueño de Comarsa e hijo menor de Orlando Sánchez Paredes, Alfredo Sánchez Miranda, sostuvo que ahora la empresa productora de oro volvería a funcionar con normalidad.

La confiscación se dio el pasado octubre, luego de una demanda interpuesta en la corte federal de Manhattan que indicaba que la familia usó durante décadas las cuentas de varias empresas para esconder ganancias ilícitas.