Lejos de disculparse con la prensa por sus agravios, la congresista nacionalista dijo ahora que es víctima de una persecución política y de una "campañita" de los medios de comunicación.

Durante la sesión de la , la legisladora –tristemente conocida como 'robacable'– asegura que la persecución en su contra se da por fiscalizar a las autoridades de Ica.

"A nivel de prensa hay una campañita (…) quiero comunicar que tengo una persecución política. Lo que más me preocupa es que estoy haciendo fiscalización al presidente regional de Ica (…) Es probable que sea una campaña contra una congresista que fiscaliza", indicó.

Anicama insistió en sus acusaciones y señaló que es "muy caro" publicar una página en la prensa. Pidió, además, que se eleve un documento a la "Comisión de Ética de Prensa" para hacer de conocimiento sobre esta situación y su "actividad fiscalizadora".