De niña, doña Valentina Rojas había salido de Ingahuasi, su pueblo natal en ; para abordar el “Tren Macho” y llegar a Huancayo a vender comida y los productos que cosechaban en su chacra. Ahora, hoy en día, vuelve a recorrer las vías del tren en el autovagón número 31; gracias a que el ha reiniciado las operaciones del Ferrocarril Huancayo–Huancavelica, después de cinco años de no prestar ese servicio público.

“El tren lo tomaba en Inagahuasi. Con eso he andado cuando era niña. Cuando dejó de funcionar, tenía que ir caminando nomás. Ahora estamos felices, tranquilos con este vagón”, indica doña Valentina con entusiasmo.

El recorrido del tren es de 57 km y va desde Chilca (Huancayo) hasta Cuenca (Huancavelica). De manera promocional, los pasajeros pueden trasladarse sin costo alguno; los lunes, miércoles y viernes. El horario de salida, desde Chilca, es a las 6:30 a.m.; y el retorno, desde Cuenca, es a la 1:00 p.m.

MIRA: Conoce el megaproyecto ferroviario que unirá la costa peruana de Tumbes a Tacna

El MTC, mediante la Dirección de Gestión en Infraestructura y Servicios de Transportes, cuenta con personal capacitado y con experiencia para operar los autovagones de manera segura. El autovagón N°30 tiene capacidad para 48 pasajeros (coche turístico), el autovagón N°31 puede trasladar a 80 pasajeros sentados y 10 parados, y el autovagón N°32 a 76 pasajeros sentados y 10 parados.

Idónea Coronación, otra pasajera del tren, goza del servicio gratuito del ferrocarril. Ella viaja de Huancayo hacía Retama Baja. “Me alegré bastante cuando supe que ha regresado el tren, como un sueño ha parecido cuando han dicho que iba a haber vagón”, indica. Si no hubiera el tren, tendría que caminar por lo menos 2 horas hasta encontrar movilidad.

El Tren Macho.
El Tren Macho.

Milady Piuca es una joven huancaína que viaja con sus dos primos para conocer Aguas Calientes, un poblado ubicado en Huancavelica. “Es muy bueno que hayan reactivado el tren porque no hay mucha movilidad en estos pueblos y a la gente les apoya, así como también a nosotros para poder conocer”, explica.

Viajar en el Tren Macho no solo nos permite llegar a nuestro destino, sino también disfrutar de una vista impresionante de montañas verdes y del río Mantaro que corre en paralelo a las ferrovías. Una grata experiencia que nadie debería perderse.

VIDEO RECOMENDADO