notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directordirector@peru21.com

Para la Procuraduría Anticorrupción, liderada por el Dr. Christian Salas, el presidente de la región Áncash, César Álvarez, lideraría una organización criminal que estaría involucrada en múltiples delitos, desde asociación ilícita e interceptación telefónica hasta peculado y encubrimiento. Para ello, se valió de sicarios, medios y periodistas a sueldo, testaferros y extensa red de políticos. Un nutrido expediente que debería, sin duda, tomar más cuerpo en el tiempo y que pondrá a nuestras instituciones bajo la lupa.

Nuestra calidad institucional se puso a prueba en el caso López Meneses, y ya sabemos qué pasó. Pasados los seis meses, no se sabe nada más de lo que sabíamos cinco meses atrás. La premisa introducida por el gobierno y sus adulones, que se caía por inconsistente, neutralizó a muchos organismos y lleva el caso al olvido. ¡El congresista Josué Gutiérrez ni siquiera asiste a las reuniones!

Las instituciones no están haciendo su labor en este caso. La pregunta es por qué tendrían que hacerlo en el de Áncash. Algunos pensarán que, en este último, el gobierno no está involucrado y, por lo tanto, existirán incentivos para que las instituciones hagan su trabajo. Uno no puede sino desear que sea así, aunque sería también deseable que las instituciones del Estado actuaran con independencia siempre, sin importar a quién afectan o dejan de afectar sus actuaciones.

¿Quiénes tendrán que demostrar su independencia y valentía? Para empezar, el fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia. Como sabemos, se ha vinculado al fiscal con el presidente regional, César Álvarez; este será, por ello, un caso emblemático para demostrar efectivamente si estaba o no preparado para el cargo.

Luego está la Procuraduría. El Dr. Salas ha sido muy valiente en su informe y señala a una red de personajes ligados a partidos políticos, medios, empresas y el hampa. ¿Son los únicos? Sin duda, no. ¿Actuará con la misma firmeza si durante las investigaciones se descubren ciertos nexos entre el actual gobierno y la red, como otras personas y documentos señalan? Esperamos que sí, pero solo el tiempo confirmará la tenacidad del procurador.

Y luego está el Congreso. Sin comentarios…