notitle
notitle

Los adolescentes de hoy son los conejillos de Indias de los efectos de Internet. Son una generación que puede haber nacido con los beneficios de estar conectado a la red, pero que experimenta también sus riesgos. Son chicos cuyos padres no pueden orientarlos en el buen manejo del ciberespacio, pues lo conocen menos que ellos. Van solos y con excitación descubriendo sus alcances, las redes sociales, Google, YouTube, etc., al mismo tiempo que develan los peligros de su mal uso.

Hace unos días, un grupo de chicas fue violentado cuando otros chicos de su generación expusieron videos íntimos sexuales que no fueron originalmente hechos para publicar. Preguntarnos qué pasa con la sexualidad, el cuidado del cuerpo y los límites de la propia intimidad en los adolescentes de hoy implica un análisis más complejo que debe contemplar tanto lo individual como lo generacional, que no puedo abarcar acá. Pero nos comprueba, por lo pronto, que todo lo que alguna vez se graba o se publica, a pesar de borrarlo o tener supuesta seguridad, nunca desaparece por completo y alguien puede hacer un mal uso de ello. Enseñemos, desde ya, este peligro para resguardar la intimidad más privada.