notitle
notitle

Sorpresivamente, el presidente Humala nombró 4 nuevos ministros y cambió 5 portafolios. Urresti dejó la cartera del Interior, Mayorga no logró sostenerse tras el reciente evento en Pichanaki, Carmen Omonte se retiró tras cuestionamientos sobre el trato a su personal y dejó su cartera el ex ministro Figallo, también bajo la lupa por el caso Belaunde Lossio. Otárola, hombre de confianza del gobierno, dejó Trabajo y pasó a Justicia; Pérez Guadalupe asumió el cargo de ministro del Interior. Estos cambios oxigenan y refrescan al gobierno, y refuerzan la figura de la premier. Los cambios y el diálogo disminuyen la posibilidad de censura. Ojalá estos movimientos y otras medidas brinden gobernabilidad al país. No se esperan más cambios hasta julio u octubre, cuando deben renunciar los funcionarios que quieran postular en las elecciones presidenciales y congresales del 2016.