Foto: David Vexelman.
Foto: David Vexelman.

Lucho Quequezana,MúsicoAutor: Liz Saldaña.lsaldana@peru21.com

Instrumentalista, compositor, músico virtuoso. Domina cerca de 25 instrumentos musicales. Además, embajador de la Marca Perú. Todo eso y más es Lucho Quequezana, quien nos enseña que con mucho trabajo y humildad se puede conquistar, literalmente, el mundo. A continuación, un poco de su esencia.

¿Cómo llegó el arte a tu vida?Hasta los 11 años yo no sabía tocar un instrumento, para mí era sinónimo de una frustración. Pero me mudé con mi familia de Lima a Huancayo, y en el colegio tuve mi primer contacto con la zampoña… Esto cambió mi vida, y así comenzó mi romance con la música.

¿Es verdad que dominas 25 instrumentos musicales?Es un mito urbano, yo aprendí a tocar de forma lúdica y autodidacta, luego estudié… De la quena pasé a la zampoña, al charango, la guitarra, el piano… Realmente no cuento cuántos instrumentos sé tocar…

¿Te hubiera gustado cantar?No, porque canto horrible (risas)… Pero yo, desde la primera vez que compuse, siempre pensé en ser un artista instrumental. Aunque creo que el hacer una carrera con música instrumental es más difícil.

En el Perú, los músicos tienen dificultad para que sus producciones suenen en las radios. ¿Cómo te ha ido a ti?Sí, pero a mí nunca me han pasado en la radio. Ver la radio como el único camino para forjar tu carrera es un suicidio. Más ahora, cuando las redes sociales se convierten en el canal de difusión más honesto. A mí me ayudaron muchísimo las redes sociales.

¿No has necesitado la radio para difundir tu música?No, felizmente… Las redes sociales son lo mejor que le puede pasar a un músico.

Entonces, gracias a las redes sociales hiciste tu carrera…Sí, claro, porque yo he ido a provincias y la demanda era tan fuerte que yo me preguntaba: ¿Dónde se enteraron de mi música? Y era a través de las redes.

Como compositor, ¿qué opinas de que Apdayc sea investigada?Yo no pertenezco a Apdayc, pero me parece lamentable que la directiva haya destruido la imagen que se tenía del derecho de autor. Este derecho es algo justo y nos pertenece como compositores, pero como ellos lo han manejado es terrible.

Si la actual directiva dejara el cargo, ¿te inscribirías?Sí, claro, si fuesen las cosas más transparentes, pero ahora no me siento cómodo.

Tú has llevado nuestra música por todo el mundo. ¿Has soñado con ganar un Grammy?No. Me parecen bacanes los reconocimientos, pero no estoy en la música para buscarlos… si llegan, 'mostro'. Por ejemplo, mi disco Kuntur lo grabé hace nueve años, pero en el 2011 dijimos: "Vamos a ponerlo en tiendas". Y fue el disco más vendido por dos años seguidos… Increíble.

¿Cuál crees que es la fórmula de tu éxito si no sales mucho en los medios?Sacarse el alma… y lo que estoy mostrando es lo que a mí me gusta. Yo no estoy armando fórmulas musicales para gustarle a la gente. Y lo curioso es que mi disco Kuntur fue un éxito con composiciones que hice a los 17 años (risas).

Entonces, ¿Kuntur es un disco, una banda y eres tú?Sí, el proyecto que tengo ahora se llama 'Kuntur' en homenaje a mis inicios, porque tuve una banda que se llamaba Kuntur Wasi. Pero en paralelo tengo el proyecto 'Sonidos vivos', con músicos de diversas partes del mundo. Y otro proyecto llamado 'Maíz', donde trabajo dictando charlas y dando conciertos para escolares de tercero a quinto de media.

¿Por el éxito de tus proyectos te eligieron Marca Perú?Yo venía haciendo el proyecto 'Sonidos vivos', con el que salía a mostrar y enseñar música peruana a diferentes culturas en todo el mundo. Cuando creció el proyecto, me invitaron a ser embajador. Es un honor. Sin embargo, así sea embajador o no, seguiré llevando la música del Perú a la mayor cantidad de gente en el mundo.

Hoy y mañana, el público podrá ser testigo de tu talento porque tocarás con la Orquesta Sinfónica Nacional…¡Sí, imagínate! El año pasado toqué un tema con la Sinfónica Nacional para su 75 aniversario… Allí descubrí un mundo increíble, y les propuse hacer un concierto completo. Lo hicimos en mayo, era arriesgado, pero se agotaron las entradas. Entonces, por redes, la gente nos pedía repetirlo y decidimos reponerlo en el Gran Teatro Nacional.

Entonces, ¿crees que has logrado romper los prejuicios de la gente respecto a la música vernacular?No. Yo creo que el peruano está pasando por un buen momento, está buscando cosas nuevas, y también creo que ya se cansó un poco de la radio, de lo que le quieren imponer.

¿La gente se puede divertir en un concierto instrumental?Sí, es otro prejuicio que se ha roto, parece un concierto de rock y es alucinante. Otro prejuicio es pensar que es caro, mentira… hay entradas muy baratas.

AUTOFICHA

- Nací en Lima. Soy el último de tres hermanos. Mi mamá es profesora, y mi papá, ingeniero. Ninguno de los dos era músico, y no querían que yo lo fuera.

- La primera vez que compuse fue a los 13 años. Y creo que soy lo suficientemente loco para poder componer así nomás (sin drogas).

- Estoy contento porque desde hace 20 años puedo compartir con mi público la música que hago y, además, puedo vivir de ella. Ese es el mejor premio de todos.