Ni tanto que queme al santo

Odebrecht

El equipo especial encabezado por el fiscal Rafael Vela ha programado interrogatorios para la quincena de enero del 2019. (Foto: EFE)

Mónica Delta
Mónica Delta

Desgastan y aburren los dos lados del espectro político. Nadie puede estar en contra de rebatir imprecisiones, verdades a medias, o inexactitudes del presidente.

Sin embargo, la denuncia constitucional que pretende la congresista Vilcatoma contra Martín Vizcarra suena a mucho ruido y pocas nueces. La Constitución permite, por actos anteriores, investigar al jefe de Estado, pero prohíbe procesarlo y acusarlo. Ella lo sabe bien, como ex procuradora.

Sobre el mentado y filtrado acuerdo preparatorio de colaboración entre la Fiscalía del caso Lava Jato y Odebrecht, la congresista Rosa Bartra dice, con la intensidad que la caracteriza, que es un monumento a la impunidad y que la empresa corruptora es la única que gana porque pagará una reparación ridícula de S/610 millones en 15 años.

Los fiscales y los defensores del acuerdo aseguran que Fuerza Popular y el Apra filtraron el documento buscando abortarlo. Los responsables de las negociaciones han negado de plano que sea un acuerdo desventajoso para el Perú porque, aseguran, la prioridad es conocer a tooooodos los culpables de haber recibido coimas como candidatos y funcionarios públicos.

Lo que creemos es que Odebrecht y sus funcionarios salen con ventajas. También creemos que se va a lograr información relevante que afectará a varios personajes nacionales, quizá, uno que otro pez gordo. Creemos que la empresa brasileña apunta a seguir operando en el Perú y estamos convencidos de que no pagará lo que robaron y los bochornosos montos de los sobornos.

A ver si equilibramos un poquito el interés nacional dejando los extremos.

Ir a portada