notitle
notitle

Abraham Levy, Opina.21alevy@metereologica.pe

En el Perú, toda la lluvia que cae tiene tres destinos: Si llueve en cualquier valle de la costa el agua terminará en el Pacífico. Si llueve en Puno y alrededores, el agua terminará en el Titicaca. Todo el resto termina en el Atlántico vía el Amazonas.

Esas son las tres vertientes peruanas: El Pacífico, el Titicaca y el Atlántico.En la vertiente del Pacífico, que agrupa a todos los valles de la costa, vive tres cuartas partes de toda la población y se genera, además, tres cuartas partes del producto bruto interno peruano.

Para esa enormidad de gente y economía solo le corresponde algo más del 1% de la lluvia total que el Perú recibe al año.

Por eso es muy importante que llueva en esos valles y que llueva bien.

Este año ha llovido en esos valles, pero ha terminado temprano la lluvia.

Por ejemplo, el Rímac, cuyo caudal el 20 de marzo era el mayor de todos los 20 de marzos desde 1997, terminó ese mes como el tercero más bajo. Se paró casi en seco la lluvia.

Abril ha sido flojísimo en lluvias. Así las cosas, las descargas de nuestros embalses –no todos llenos– van a comenzar casi un mes antes que el año pasado.

A rogar que llueva bien en primavera.