Olvidados. El pueblo se encuentra prácticamente aislado. (USI)
Olvidados. El pueblo se encuentra prácticamente aislado. (USI)

Los pobladores del distrito de Chupamarca, en la provincia de Castrovirreyna, siguen esperando que el Gobierno se acuerde de ellos y mejore las comunicaciones para así salir del aislamiento en que se encuentran, pues en este lugar la telefonía es deficiente y, en caso de una emergencia, no hay manera de que los pobladores puedan pedir ayuda a las autoridades regionales.

En épocas de lluvia, como la actual, el pueblo podría quedar aislado por los huaicos hasta por cinco meses, sin atención de ningún tipo. Lo peor de todo es que en el lugar solo hay una enfermera que no entrega medicinas a los pobladores y que debe darse abasto para atender a los más de siete mil habitantes que alberga la jurisdicción.

Ante la problemática, el ciudadano ilustre Alejandro Acharte Soto, de 89 años, quien en la década del 80 fue salvajemente torturado y se salvó tres veces de atentados terroristas, quedando ciego, llegó a Lima para solicitar ayuda a las autoridades. "Me falta la visión, pero no la acción. Por eso pido que se ponga manos a la obra para sacar adelante a mi pueblo", dijo.

Acharte también solicitó un reconocimiento a sus 89 años de trayectoria en favor del desarrollo de Chupamarca.