“Desde el lado empresarial, Google e IBM llevan la delantera en estos avances. Sus principales usos se verán en aplicaciones de inteligencia artifical y de machine learning”.  (Foto:  Summit)
“Desde el lado empresarial, Google e IBM llevan la delantera en estos avances. Sus principales usos se verán en aplicaciones de inteligencia artifical y de machine learning”. (Foto: Summit)

Si creen que por conectarse a una videoconferencia están a la vanguardia de la tecnología, les diría que se los hubiera aceptado hace veinte años, cuando su uso era incipiente.

Mientras la humanidad intenta domar y aprovechar la digitalización, se avecina una nueva revolución. Me refiero a una tecnología que ha estado en laboratorios hace unos años: la computación cuántica, que revolucionará lo que hasta hoy hemos visto.

La computación cuántica es una forma que deja el estándar conocido, hasta hace poco. Deja de lado los bits, que son 1 o son 0, pero nunca ambos. En su lugar se usan los qubits, que pueden ser 1, pero también pueden ser 0, simultáneamente. Usan el giro del electrón para un lado u otro expresando si es un 1 o un 0, pero los científicos pueden hacerlo girar en sentido inverso y le cambian el valor. Un poco confuso, pero veamos cuál es el efecto de ello.

Los computadores cuánticos procesan en segundos, lo que los supercomputadores toman años. Podrán procesar y analizar los algoritmos de grandes cantidades de datos a súper velocidades. Su uso es ideal donde las computadoras convencionales no pueden resolver los problemas, por la complejidad y gran cantidad de conjuntos de datos.

China y EE.UU., no han escatimado en destinar altos presupuestos al desarrollo de la ciencia de información cuántica. Las armas cibernéticas cambiarán las formas de guerra conocidas, atacando los sistemas de información, paralizando las economías de los países.

Desde el lado empresarial, Google e IBM llevan la delantera en estos avances. Sus principales usos se verán en aplicaciones de inteligencia artifical y de machine learning. En el campo científico permitirán descubrir más proteínas, desarrollar más fármacos, acelerar la exploración espacial.

Destacan por su reciente aplicación: Volkswagen y lo que hizo en Beijing-China para optimizar el tráfico de 10,000 taxis; Caixa Bank, con su desarrollo de machine learning para la clasificación de riesgos de la banca española, mejorando sustancialmente la simulación de escenarios de riesgo y el aprendizaje automático, donde los algoritmos se van sofisticando y analizando volúmenes mayores de datos; y JP Morgan Chase, que está trabajando con computadoras cuánticas tanto para análisis de riesgos como para diseñar estrategias comerciales.

Cuando propuse placas digitales, ciudades inteligentes, elecciones electrónicas, nuestra criptomoneda, ropa inteligente, entre otros, podía parecer utópico. Sin embargo, son más masificables que los viajes al espacio realizados por Jeff Bezos y Richard Branson. Siempre, lo que es novedoso y revolucionario, se convierte en parte de nuestra vida cotidiana, más adelante.