Módulos Temas Día
Carlos Parodi
Carlos Parodi

Nadie duda de que necesitamos avanzar haciendo reformas, pues es la única forma de sostener el crecimiento en el mediano plazo. Sectores como educación, salud, Poder Judicial, marco institucional, entre otros, deben ser reformados. El problema no es el qué, sino el cómo. Una reforma es un cambio, que genera ganadores y perdedores, al menos en el corto plazo.

Estos últimos van a luchar para evitarlo y son los opositores a las reformas.Hacer reformas requiere el apoyo de la población. ¿Cómo puede hacer reformas un gobierno débil? No existe una receta, pero, ¿qué pasaría si primero se logra el soporte de la población? Sería más fácil. ¿Y cómo se puede hacer? Pues ofreciendo resultados concretos. Pongamos un ejemplo. La razón central por la que cada vez más gente apoya a la selección de fútbol es porque está dando resultados. ¿Puede el gobierno mostrar logros concretos en educación, salud y seguridad ciudadana? Probablemente algo, pero no lo suficiente para tener un apoyo mayoritario, que respalde la profundización de los cambios.

Algunos dirán que el problema es la mayoría de oposición en el Congreso. Sin dejar de tener parte de la razón, la mejor forma de minimizarla es con el apoyo de la población. Y eso supone que el gobierno debe conectar con los ciudadanos a partir de logros que sean percibidos por estos últimos.

Mediante este camino se pueden cambiar las expectativas y lograr el respaldo. Algo está claro: sin el apoyo del Congreso ni de los ciudadanos de a pie, es imposible implementar las reformas que necesitamos. La experiencia internacional muestra varios ejemplos exitosos de este camino.No hacer reformas es condenar el futuro del país. Hacerlas es difícil porque el gobierno es débil y porque debieron comenzarse al comienzo del gobierno. Nunca es tarde, pero sin resultados tangibles, no encontraremos la luz al final del túnel.

Tags Relacionados:

Reformas

PPK

Leer comentarios ( )