POR SEGURIDAD. Obama justificó la intervención de las líneas telefónicas de la agencia de noticias. (Reuters)
POR SEGURIDAD. Obama justificó la intervención de las líneas telefónicas de la agencia de noticias. (Reuters)

WASHINGTON (EFE).– El presidente de EE.UU., Barack Obama, subrayó que las filtraciones a la prensa relacionadas con la seguridad nacional "pueden poner en peligro a personas", en alusión al caso del espionaje telefónico realizado por su gobierno a la agencia de noticias AP.

En conferencia, el mandatario estadounidense destacó también la necesidad de que haya un "equilibrio" entre la seguridad nacional y la protección de la libertad de prensa.

Obama señaló que mantiene su "plena confianza" en su secretario de Justicia, Eric Holder, cuyo departamento recopiló de forma secreta los registros de 20 líneas telefónicas de AP entre abril y mayo de 2012.

El Gobierno sostiene que esas medidas extraordinarias buscaban descubrir al responsable de una filtración "muy seria" que, según la versión oficial, "puso en peligro la vida de estadounidenses".

Se desconoce exactamente cuál es la filtración investigada, pero todo apunta a que se trata de una noticia publicada por AP en mayo de 2012 y en la que informaba de que el Gobierno había frustrado un complot de la red terrorista Al Qaeda en Yemen para atentar contra un avión que se dirigía a los Estados Unidos.

De otro lado, Obama tildó de "inaceptable" el uso partidista de la recaudación tributaria, tras el escándalo desatado después de conocerse que el Servicio de Impuestos Internos (IRS) hizo un excesivo escrutinio a grupos de tendencia conservadora. Dijo que no supo del escándalo hasta que se filtró en la prensa.

SABÍA QUE

- Obama sostiene que es el momento de revivir una ley del año 2009 que busca lograr "el equilibrio adecuado" entre la protección de la libertad de prensa y la defensa de la seguridad nacional.