TRAS LAS REJAS. El parricida y su enamorada fueron llevados ayer a diferentes penales de la capital. (Difusión)
TRAS LAS REJAS. El parricida y su enamorada fueron llevados ayer a diferentes penales de la capital. (Difusión)

La necropsia practicada al cadáver de María Rosa Castillo Gonzales reveló ayer un acto aún más cruel en este sonado caso. Se determinó que la causa de la muerte de la empresaria fue "carbonización del 85% de la superficie corporal por acción de fuego directo". Es decir, su hijo y la enamorada de este la quemaron cuando aún estaba viva.

Si bien Marco Arenas Castillo había confesado ante la Policía que estranguló a su madre, la necropsia Nº 3650 determinó que le prendió fuego cuando ella habría estado inconsciente.

Para la Policía, esto es una prueba de que el homicida actuó con total crueldad, la misma que quedó evidenciada ayer durante la audiencia fiscal en la que estuvo junto con su enamorada, Fernanda Lora Paz (18).

"Los dos somos culpables. Ella tiene que venir conmigo de todas maneras. Si sale, va a estar con otra persona. Ella no puede estar libre para que se vaya con otro hombre", manifestó cuando el fiscal le preguntó si tenía algo que decir en su defensa.

¿CÓMPLICE O COAUTORA?Cuando el fiscal le hizo la misma pregunta a Fernanda, esta respondió en medio de lágrimas y sollozos. "Me siento muy mal por todo esto. Yo debí decir lo que sabía desde un principio, pero tuve mucho miedo. Al entrar al cuarto y verlo (a su pareja) asfixiando a su mamá, me imaginé a mi madre", sostuvo.

"Yo no manejé la camioneta, yo no fui cuando la quemó. Es verdad que me recogió en mi casa, pero fue en la noche, nos fuimos a la clase de baile. Yo tengo pruebas de que no estuve ahí, sino en mi casa, esa tarde", aseguró.

Sin embargo, la Policía tiene pruebas que la incriminan. Una de ellas es el mensaje que la joven le envió por WhatsApp a su enamorado en el momento en que este atacaba a su progenitora.

Fernanda escribió: "Pueda que se esté haciendo la muerta, amor, no caigas en su trampa, por favor". Es más, su perfil psicológico detalla que ella "es una persona que evidencia ser hábil para argumentar a su favor y ser proclive a la mentira y a la manipulación". Es ante estas pruebas que la Policía la ha denunciado como "cómplice primaria".

La mañana de ayer, el Juzgado Penal de Turno Permanente abrió instrucción con orden de detención para ambos.

En la tarde, el parricida fue recluido en el penal Piedras Gordas, mientras que Fernanda Lora fue llevada al Penal de Mujeres de Chorrillos.

MENTE CRIMINAL

- En la memoria del celular de Marco Arenas, la Policía halló el archivo titulado "Fases para asesinar a una persona". Ahí mostraba cada uno de los pasos que debía seguir para no dejar huellas.

- El penalista Mario Amoretti señaló que el parricida podría recibir hasta 35 años de cárcel. En tanto, su enamorada, entre 25 y 30 años de prisión.