(Luis Gonzáles)
(Luis Gonzáles)

El procurador anticorrupción, Joel Segura, habla sobre los dos casos de corrupción que sacuden el escenario político nacional: y 'narcoindultos'. El defensor del Estado se ratifica en que todos los implicados serían, de ser el caso, investigados.

¿Qué impresión le causan las revelaciones sobre este escándalo que remece Brasil y cuyas secuelas llegan al Perú? Que estas revelaciones no han sido fantasía, sino una realidad. Lo interesante del sistema de justicia brasileño es que ha habido gente que, a partir de sus testimonios y colaboraciones, ha podido evidenciar lo que se pensaba que era un comentario sin transcendencia para iniciar una investigación en la que se están comprobando hechos tangibles.

¿Qué siente cuando las revelaciones de los colaboradores eficaces implican las gestiones tanto del ex presidente Alejandro Toledo y la de Alan García para, finalmente, llegar a la actual de Ollanta Humala?Preocupación. Como ciudadano peruano, es una pena que en nuestros gobiernos uno se encuentre con estas cosas. Como funcionario público, me queda un deber que cumplir y hay que hacerlo. Estos datos (de la justicia de Brasil) no hay que desperdiciarlos, sino tomarlos en cuenta para iniciar una serie de verificaciones en nuestro país.

¿Considera que la corrupción se ha desbordado en nuestro país?Creo que se ha evidenciado cada vez más con estos mecanismos de colaboración.

Usted ha declarado que todos los implicados serán investigados en este caso. ¿Se ratifica en ello?No solo me ratifico, sino que hay una obligación para que todos los que están siendo mencionados por los delatores sean identificados y les sigamos la línea de investigación en hechos, personas, empresas, contrataciones.

¿Qué estrategias asumirá para llevar adelante las pesquisas? ¿Ya se han iniciado coordinaciones con el Ministerio Público, con la Contraloría, con el Poder Judicial?Sí. Mi comunicación es directa con la Fiscalía, la Procuraduría de la Contraloría, el OSCE, la UIF, la SBS y otras entidades. Creo que el Estado y sus funcionarios tenemos que dar cuenta de un trabajo orgánico, ya no trabajar aisladamente, sino codo a codo transmitiendo información.

¿Qué pasará si, al ahondarse las investigaciones, se llegara, por ejemplo, a los más altos niveles de gestión gubernamental?Tenemos que tomar la decisión que corresponda, pero sobre bases sólidas. Es por eso que este trabajo de línea de investigación preparatoria es clave. Nosotros no podemos construir sobre la base de que alguien dijo algo, porque, en un proceso penal, tenemos que poner las pruebas, y estas son los testimonios, documentos, videos, fotografías. Tengan por seguro que, sobre la base de las evidencias, pruebas e indicios, vamos a tomar las decisiones que sean las necesarias y correctas para el país.

Podríamos decir, entonces, que la actual gestión tampoco va a tener ningún tipo de velo…Ni esta ni cualquiera. En mi gestión no habrá contemplaciones con nadie.

¿Cree que debe adoptarse alguna acción sobre los contratos que han sido adjudicados a empresas brasileñas?Vamos por partes. Si bien es cierto que todos los contratos tienen un velo de duda a raíz de todo lo que está saliendo, primero hay que concretar la línea hipotética avanzando la línea investigativa. Son contratos ya firmados. Lo que tratamos de buscar, más bien, es la responsabilidad de los funcionarios que han privilegiado sus intereses por encima de los intereses del Estado.

¿Cómo marcha el caso de los 'narcoindultos'?Es un caso positivo porque hay un imputado, integrante de un grupo que viene dando cuenta del mismo. Cuando trabajas estos temas, encontrar un delator es bien difícil, sobre todo cuando se encuentra amenazado.

¿Considera apropiado el proceso judicial de comprender solo a funcionarios de mandos medios?El modelo de nuestro sistema judicial tiene procedimientos por tipo de funcionarios. No podemos poner a todos en un mismo nivel porque hay procesos especiales para altos funcionarios y hay otros procesos para funcionarios de nivel inferior.

¿Cree que este caso podría llegar a las más altas esferas de la ex administración aprista?No quisiera adelantar un juicio. De antemano, llegar al más alto poder es bastante complejo y es todo un reto. Esperemos que no solo la Fiscalía, sino también nosotros podamos encontrar los elementos necesarios para poder hacer esas afirmaciones categóricas.

¿Cómo juzgaría usted la participación del ex presidente Alan García, que fue quien firmó las conmutaciones?En el caso de 'narcoindultos', no está en debate quien suscribe las conmutaciones, sino las acciones concretas de funcionarios que han preparado los expedientes y que han sido elevadas al ministro de Justicia para que luego el presidente de la República pueda suscribirlos. Son varios niveles. Ahorita el objeto es el primer nivel. De ahí, obviamente, se tendrá que subir a los siguientes niveles.

AUTOFICHA

■ "Yo vengo de la cantera de la Corte Suprema. He trabajado como secretario de confianza del juez supremo César San Martín desde el 2005 hasta el 2010. El juicio más importante que he tenido como experiencia profesional ha sido el caso del ex presidente Alberto Fujimori".

■ "Mi gabinete es el que ha trabajado intensamente el juicio del ex mandatario Alberto Fujimori con los resúmenes y los cuadernos de trabajo que, finalmente, han servido para que los jueces puedan analizar un caso tan complejo e importante".

■ "He sido profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y de la Academia Nacional de la Magistratura de Derecho Procesal Penal. He sido secretario general de la Corte Suprema y, en 2013, el ex procurador Julio Arbizu me invita a ser procurador adjunto".

Por Alex Ruesta (alex.ruesta@peru21.com)