Licor y droga sin control en fiestas matiné en el sur
Licor y droga sin control en fiestas matiné en el sur

Ángel Arroyoaarroyo@peru21.pe

Sábado, 7:30 p.m. Patty, una menor de solo 16 años, abandona una conocida discoteca en Punta Hermosa. Su avanzado estado de embriaguez le impide caminar con normalidad por las inmediaciones de la antigua Panamericana Sur. Horas antes –aún ecuánime– bebía whisky con sus amigas y hasta se animó a subir al estrado. En medio del furor, y ante cientos de asistentes, le dijo su edad al animador, sin que esto significara algún problema.

Historias como esta son frecuentes en las playas del sur de Lima, donde ya no es necesario esperar hasta la noche para 'juerguear'. Ahora, el descontrol en este lugar se inicia al mediodía.

Se trata de las fiestas matiné, que se realizan en horas de la tarde y que se han puesto de moda en discotecas de Lurín y Punta Hermosa.

En estos negocios, la venta de alcohol a menores, así como el consumo de marihuana –también en adolescentes–, no tiene límites. ¿Dónde están las autoridades?

HOSTAL INCLUIDOPatty llegó con un grupo de 10 amigos y amigas, de entre 15 y 18 años, a la conocida discoteca COCO Beach, ubicada en el kilómetro 41.5 de la antigua carretera Panamericana Sur.

Este local –que es uno de los que está de moda– abre sus puertas al mediodía. El ingreso cuesta 30 soles y, tal como lo comprobó Perú21, no es necesario mostrar el DNI para entrar.

Adentro, un espectacular ambiente –con piscinas, cajas de cerveza y hasta con hostal incluido– alberga a más de 800 personas. La edad del público fluctúa entre los 15 y los 35 años.

No existe condición de sexo o edad a la hora de beber. Las jovencitas –que lucen diminutos trajes de baño– no dudan en armar círculos con amigos y desconocidos."Aquí vale todo", se le escucha vociferar a un joven que fuma un 'paco' de marihuana.

Este diario también comprobó que los empleados de COCO Beach venden alcohol a menores sin ningún reparo. La botella de cerveza cuesta S/.10, y la de whisky, S/.220.

Este rentable negocio se encontraba antes en la playa El Silencio, pero cambió de lugar por problemas judiciales.

OTROS PUNTOSUn panorama similar se observa en la discoteca Play (km 43 de la antigua Panamericana Sur). Los dos pisos del recinto albergan a decenas de adolescentes que comienzan la juerga al mediodía y la siguen hasta las 8:00 de la noche.

A esa hora, los menores cruzan –bajo los efectos del alcohol– la peligrosa carretera. Otros, pese a su estado de ebriedad, abordan sus vehículos para conducirlos. Así, arriesgan sus vidas.

Según funcionarios de la Municipalidad de Punta Hermosa, Play no cuenta con licencia de funcionamiento. "En los próximos días será cerrada", indicó un vocero edil.

Dragón del Sur es otra controvertida discoteca que atiende gracias a una acción de amparo del Poder Judicial.

Sin embargo, la fiesta en el sur no solo se reduce a las discotecas. También hay descontrol en la playa El Silencio.

Ahí, 70 comerciantes se han apoderado del lugar y venden alcohol sin importarles la edad de los compradores.

Al respecto, Punta Hermosa informó que, luego de que el Tribunal Constitucional le diera la razón tras un litigio contra estos negociantes, no ha podido poner orden porque la Policía no le presta el apoyo para desalojarlos.

DROGA EN EL SURLa travesía en las discotecas de Punta Hermosa es el primer peldaño de un desenfrenado sábado para adolescentes y jóvenes limeños.

Para muchos de ellos, la noche de fiesta termina en el balneario de Asia, ubicado en el kilómetro 97.5 de la carretera Panamericana Sur.

Según la Policía, en varios locales nocturnos de esa exclusiva zona de diversión se vende una variedad de estupefacientes, desde cocaína hasta drogas sintéticas, como el 'polvo de ángel'. Una cápsula de éxtasis, por ejemplo, puede costar entre S/.30 y S/.40. No obstante, este precio varía de acuerdo con la discoteca.

Asimismo, la modalidad de venta ha cambiado. Ahora son los mismos empleados de los centros de diversión quienes actúan como 'dealers' (vendedores) de estos ilícitos productos.

TENGA EN CUENTA

- La Ley 28681 prohíbe la venta de alcohol, en cualquier establecimiento público o privado, a menores de edad.

- Las municipalidades son responsables de elaborar ordenanzas que regulan la venta de alcohol.

- En diciembre de 2011, el municipio de Lima publicó una ordenanza ('Ley Zanahoria') que limita el horario de venta y consumo de licor hasta las 11:00 p.m. (en bodegas) y las 3:00 a.m. (en discotecas).

- Un proyecto de ley plantea que se prohíba la venta de alcohol cerca de colegios y universidades.