notitle
notitle

Gianfranco Castagnola,Al.Mercadogcastagnola@peru21.com

"Los problemas del país se pueden resolver solo con una nueva Constitución". Así lo afirmaron representantes del Frente Amplio de Izquierda en su reciente reunión con el Gobierno. Es muy difícil entender a qué se refieren. Existe consenso en que los principales retos del Perú son el fortalecimiento institucional y la modernización del aparato estatal para convertirlo en un Estado eficiente, que brinde servicios de calidad, que promueva la igualdad de oportunidades y que combata la delincuencia. Nada de ello depende de una nueva Constitución. En estos últimos 20 años, tras la caída del muro de Berlín en 1989, el mundo cambió. El Perú también lo hizo. Gracias a la apertura y desregulación de la economía y la promoción de la inversión privada ha gozado de su mejor período de crecimiento en la historia, y hoy ofrece a sus ciudadanos oportunidades inexistentes en el pasado. Lástima que la izquierda peruana no haya sido parte de este cambio y siga anquilosada en ideas retrógradas.