notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Antes, cuando ocurrían problemas, él tendía a desaparecer. Ahora actúa de inmediato.

Así tenemos que ha reaccionado rápidamente ante la pérdida generalizada de confianza que arrojó el último sondeo de opinión que publicamos, ratificando al ministro de Economía en su cargo, con lo cual, sin duda, tranquilizará a los mercados y al empresariado.

Asimismo, ha reiterado que no habrá despidos masivos de empleados en el Estado, apoyando con ello la más importante reforma que ha promulgado en su mandato y, a la vez, desnudando la demagogia de sus exaliados en los sindicatos que abiertamente están engañando a sus afiliados.

Por otro lado, la renuncia pública a la reelección conyugal por parte de su esposa, que él seguramente le debe de haber solicitado, le ha quitado el sesgo tan agresivo que el escenario político estaba desarrollando. Esperamos con ello que se calmen los políticos en todas las tiendas en general y el debate vuelva a un cauce más alturado.

Con lo cual Humala debería esperar que al menos se frene la fuerte caída que están sufriendo tanto las expectativas empresariales como su nivel de aprobación en la población. Más bien debería ahora pensar en aprovechar las Fiestas Patrias para pasar a la ofensiva y plantear en el mensaje una agenda bastante ambiciosa de trabajo, acelerando la reforma del Estado llevándola a salud, educación, seguridad, áreas de beneficio directo para el ciudadano.

Asimismo, darle prioridad a recuperar la sensación de creciente bienestar económico que tenía el consumidor, para lo cual es fundamental recobrar el optimismo del sector privado. Por ello, debería considerar una renovación de su gabinete para darle a este un énfasis más eficiente y gerencial. Si durante los próximos meses se concentra en reformar y crecer, el bache en su popularidad desaparecerá.