notitle
notitle

Pablo Secada,Al.Mercadopsecada@ipe.org.pe

La campaña prácticamente no para. Se han hecho algunas reformas. Casi nada contra las necesarias, sin embargo, como ocurre hace casi veinte años. La aprobación de algunas demuestra que sí se puede navegar en la precariedad institucional. Pero parece que el gobierno no se entera que tiene un problema de capacidad de maniobra política. Un Congreso más fragmentado, en el que la alianza con Perú Posible es menos relevante y Fredy Otárola "preside" y complica el panorama. No solo no intentar conciliar, sino seguir atacando en el nuevo año político es una tremenda torpeza. La guerrita de quién es más narcodependiente no solo nos recuerda la realidad, nos hace daño a todos. Es solo una anécdota, pero ilustra el punto.