Foto: Fabiola Valle.
Foto: Fabiola Valle.

José Mari Bakero,EntrenadorAutor: Fabiola Valle.fvalle@peru21.com

Un hijo de la madre patria ha llegado al norte para dirigir a un 'Ciclón'. Es distinto, pero nada especial, sin poses ni manías. Simplemente, es un trabajador de la vida, que va por el mundo dejando una imagen de buen tipo, de hombre sencillo.

Sorprende que haya cruzado el charco para dirigir por estas tierras…Afortunadamente, el mundo es muy pequeño y soy entrenador, y el fútbol es universal. Es un reto trabajar en primera división.

Barcelona es sinónimo de buen fútbol y usted jugó ahí. ¿Impone ese estilo en el 'Ciclón'?El estilo es una cosa, pero tenemos que entender que, por ahora, tenemos otra calidad de jugadores. En Barcelona estamos hablando de Valdés, Puyol, Piqué y Messi.

¿Se puede adoptar esa filosofía de juego con futbolistas peruanos?El jugador peruano es técnicamente dotado, con posibilidades físicas muy interesantes, pero hay que trabajar mucho en el entrenamiento.

La hinchada peruana se queja mucho de sus jugadores. Califican a la mayoría como indisciplinados.Ser profesional no es decirlo, sino es aplicar a tu día a día todo aquello que necesitas para rendir bien. La batalla es a diario: actividad física, descanso y buena alimentación.

Si tuviese que cambiar un hábito del futbolista peruano, ¿cuál sería?El peruano no tiene buenos hábitos alimenticios para un buen rendimiento. Yo desde los quince años como todas las carnes a la plancha, en su mayoría pescado.

¿Estila llamar a sus jugadores en las noches para asegurarse que estén descansando antes de un partido?Soy una persona que confía en sus jugadores e intento transmitir el compromiso de persona a persona. La mejora de un equipo viene del desarrollo individual de cada jugador. Además, les explicó el porqué de cada decisión que tomamos.

Le quitó la capitanía a Leandro Fleitas por protagonizar un escándalo ebrio.Hay momentos en que uno tiene que tomar decisiones. Todos nos podemos equivocar, pero él ahora tiene un expediente abierto. Es mejor que la capitanía la tenga una persona que no está inmersa en estas circunstancias.

Muchos piensan que el futbolista es un privilegiado, pues la mayoría gana bien.Hay jugadores que no les gusta el fútbol, pero han hecho de este deporte una profesión. Sin embargo, a aquel que le apasiona este deporte tiene otra actitud y una consecuencia final.

Ya conocemos su filosofía de fútbol, cuénteme de su vida.Vengo de una familia de 11 hermanos. Mi padre murió cuando tenía 13 años, por tanto, hemos sido una familia que ha tenido que trabajar mucho. Mi manera de jugar fútbol también ha sido de esfuerzo y trabajo, nunca he sido un jugador con cualidades como Romario o Messi.

¿Gasta dinero en cosas caras, como un trago de 500 dólares?Soy una persona privilegiada que trata de disfrutar todo lo que puede, pero con respeto a lo lógico y normal. No concibo ese tipo de derroches.

¿Es exquisito para la comida?Soy una persona simple, casi siempre tengo la misma alimentación. Con un poco de pescado, puré y arroz estoy satisfecho.

¿Tiene un clóset muy surtido y bien cotizado?Ahora hay ropa de calidad y a bajo precio, no se necesita tantas marcas para vestir bien. Sin embargo, en algunas ocasiones especiales hay que intentar estar bien vestido. En Chiclayo, debido a su alta temperatura, ando muy sport, con bermudas y polos.

¿Por una cuestión de imagen, como suele pasar en España, le gustaría que su equipo se traslade a los partidos en terno?He sido entrenador en el Barza, Málaga y Polonia, y cuando viajábamos en avión lo hacíamos en traje y corbata. Me gustaría que acá sea igual porque es una señal de identidad, pero entiendo que en Juan Aurich hay otras prioridades. Igual, un polo o un buzo del mismo color para todos da uniformidad.

Siempre tuvo el cabello largo… ¿Es metrosexual?No, nada de eso. Es una lucha constante con mi mujer, soy desastroso. No me gusta hacerme la manicure ni pedicure, lo que no significa que este mal, solo es cuestión de gustos. A las mujeres le gusta que su marido o su novio esté bien presentable, con la cara tersa y afeitado.

¿Le gusta vivir en Perú?Sí. Me encontré con una Lima que me sorprendió. Es verdad que es un país con contrastes, pero que se nota que está en crecimiento.

AUTOFICHA

- Nací en España, tengo 50 años. Jugué en el Club Barcelona, en los años noventa. Ahora soy entrenador del club Juan Aurich. Tengo 11 hermanos y dos hijos.

- Trabajé como comentarista de Televisión Española para dos mundiales. A los 15 años ya jugaba el fútbol profesionalmente.

- Prefiero leer antes que escuchar música, pero cuando lo hago me inclino por Phil Collins o Rod Stewart. Además, no soy de salir mucho, me quedo en casa.