PIDEN JUSTICIA. Crimen habría sido por envidia y por ambición. (USI)
PIDEN JUSTICIA. Crimen habría sido por envidia y por ambición. (USI)

Escalofriante. El asesinato del comerciante Alberto Coveñas Sernaqué, quien fue ultimado a balazos el pasado lunes 20 de mayo en Casma, no solo fue planificado por su cuñada, Nelly Ruiz, sino que su propio hermano, Raúl Coveñas, y su sobrino tramaron el plan para acabar con la vida del próspero hombre de negocios.

Así lo confesaron los autores materiales del hecho, Luis Javier Silva Aliaga (19) y Henry Joel Mayorga Aguilar (18), quienes manifestaron que los tres parientes de la víctima se reunieron en su casa con ellos para armar las respectivas coartadas y ultimar los detalles del homicidio.

"A mí y a mi amigo nos contrató un tal 'Lobo'. Por él yo llegué a la señora (Nelly Ruiz), quien nos llevó a hospedarnos en su propia casa. Nos reunimos en una mesa a conversar, y el papá dijo que quería pasar el apuro y matar a su hermano porque tenía problemas pues le había pegado a su señora en tiempo pasado. Quería quedarse con todo, por la envidia más que todo, por los locales y por la ropa que venden en el mercado", señaló Silva Aliaga.

El sujeto agregó que la propia Nelly Ruiz se comprometió a comprar el arma, por medio de su hijo, y se las entregó dos días antes del Día de la Madre. En tanto, Raúl Coveñas iba a estar en el mercado para avisar que la zona estuviera despejada y, así, evitar sospechas.

Silva indicó que la familia de Raúl Coveñas les aseguró que, si en caso les pasaba algo, los iban a defender. Sin embargo, al ver que eso no ocurría, decidieron confesar.

En tal sentido, refirió que la pistola utilizada para el crimen fue recogida de inmediato por los autores intelectuales del hecho, motivo por el cual la Policía no habría logrado ubicarla hasta el momento.

DATOS

- Un informe del programa Abre los ojos reveló que entre los hermanos Coveñas había una antigua disputa por la entrega de ropa y alimentos para la gente necesitada.

- Raúl Coveñas negó su participación en el crimen y dijo que él nunca veía qué hacía su hermano. "Vendo a seis metros de él, y solo atiné a espantarme cuando lo mataron", señaló.

- Los delincuentes indicaron que el viaje de Nelly Ruiz a Cajamarca también era parte del plan.