Foto: Martín Pauca.
Foto: Martín Pauca.

Autor: Diana Hidalgo.diana.hidalgo@peru21.com

Tras la derogatoria de la polémica Ley de Empleo Juvenil y su reciente renuncia a la bancada nacionalista, el parlamentario Sergio Tejada habla sobre el gobierno al que perteneció y sobre su futuro político.

¿Qué significa para el partido nacionalista la derogatoria de la Ley de Empleo Juvenil?Creo que, más que para el partido, ha sido una derrota para un sector del Ejecutivo, para el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que ha querido imponer este proyecto.

¿Fue un error del Ejecutivo defender esta norma?Yo creo que sí. Es una ley que ronda los gobiernos desde hace varios años, que quiso implementarse en la época de Toledo y fue bloqueada, después estuvo en la filosofía del "perro del hortelano" de García y ahora con este gobierno se trató de imponer sin ver las mejores maneras de llevarla a cabo y con el rechazo popular de los jóvenes.

Y el rechazo de la propia bancada, además…Era previsible que muchos miembros de la bancada iban a estar en contra. Yo desde hace varias semanas estuve advirtiendo de que esto iba a generar problemas en la bancada, en el propio partido y en las calles. No sé si este voto en contra de la ley en la sesión del Pleno signifique una disidencia de más miembros de la bancada, pero es probable que así sea.

¿Algún miembro del partido que votó a favor de la derogatoria le ha comentado sobre una posible separación?Hay algunos parlamentarios (nacionalistas) que están descontentos. No he hablado sobre posibles renuncias. La verdad, no es tampoco lo que deseo para el partido.

¿Estas rupturas políticas o discrepancias dan cuenta de que el partido nacionalista está en crisis?Hay varios temas que han generado divisiones al interior. Hay proyectos que se alejaron mucho, tanto del programa de la gran transformación como de la hoja de ruta, que han generado malestar a nivel del partido. No sé si está en crisis, pero es evidente que, si no se hace algo, se va a generar una crisis y desarticulación mayor.

En su caso, ¿cuáles fueron los temas de fondo por los que decidió renunciar al partido?Yo siempre fui crítico de todo el paquete reactivador. Dentro de este se metieron muchos temas de contrabando, temas que afectaban el medio ambiente y a los derechos laborales. Son estos temas los que me generaron mayor rechazo.

Dijo que el Perú lo gobernaba el MEF. ¿Se mantiene en esa posición?Por supuesto. Ahora que estamos conmemorando un año del fallo de La Haya, cuando se dio este fallo histórico, el presidente subió su popularidad y, la misma semana, el MEF presionó para que se dé el aumento de sueldo a los ministros. Ahora el MEF estaba detrás de esta ley, y ocasionó un grave problema al presidente. Son ellos los que finalmente se imponen y pasan de gobierno en gobierno sin cambiar su estructura.

¿Cómo está manejando el gobierno los temas difíciles como Martín Belaunde o el seguimiento de la DINI?Hay mucha dificultad del gobierno para comunicar sus puntos de vista y eso hace que se incremente la especulación, los rumores. Ha faltado una mejor estrategia de comunicación y tender puentes con otras fuerzas políticas.

¿Cuál es la mayor dificultad que atraviesa el gobierno?Tiene un problema de credibilidad. Creo que en estos años no ha aprendido a manejar políticamente la gestión de gobierno. Eso implica tener mejores reflejos, un mayor contacto con el pueblo, con los electores y con otras fuerzas políticas con las que es necesario conversar. El gobierno se ve como aislado y sin voluntad de diálogo.

La bancada Dignidad y Democracia comentó que podría acogerlo en su partido.Tengo afinidades con Dignidad y Democracia y con AP-Frente Amplio. Son dos bancadas que se diferencian con matices, que deberían juntarse. Si se pudieran unir, yo estaría encantado de formar parte, pero por el momento no he tenido ninguna conversación formal con ninguno de los dos bloques. Hago un llamado a estas bancadas a buscar una unidad. Creo que sería positivo para el país tener una bancada más grande, progresista, que represente a un sector que no tiene representación.

El presidente Humala deslizó que usted era desleal…Al presidente yo le tengo mucha estima personal y eso no va a cambiar. En ese sentido, yo no voy a entrar en una confrontación con él. Yo entiendo que algunos colegas están siguiendo una indicación de atacarme, pero eso debería pasar. Yo creo que he sido, más bien, bastante leal. He acompañado al partido en las buenas y en las malas, desde el año 2005.

Ya derogada esta norma, ¿qué toca hacer?Tenemos que debatir la Ley General del Trabajo, tener una sola legislación que garantice los derechos de los trabajadores. Esta norma viene casi una década debatiéndose y parece que no hay voluntad real de que se apruebe.

¿Cómo ve el panorama hacia el 2016?No me he puesto todavía en ese escenario, pero creo que hace falta una alternativa progresista, definitivamente.

AUTOFICHA

- "Estudié Sociología en la PUCP. Entre el 2008 y el 2011 formé parte de la comisión de formación política del Partido Nacionalista. En el 2010 fui nombrado coordinador nacional de juventudes de Gana Perú. En el 2011 fui elegido congresista por dicho partido".

- "En el 2013 presenté el proyecto de ley de promoción de la música nacional, que planteaba que las radios roten un mínimo del 35% de su programación con artistas nacionales. Soy guitarrista del grupo de punk rock Insecto Urbano".

- "El último 25 de enero renuncié a la bancada de Gana Perú debido a diferencias ideológicas tras casi diez años de trabajar junto al presidente Ollanta Humala. Vengo de una familia de izquierda y he hecho política toda mi vida, desde que estaba en el colegio".