Foto: Luis Gonzáles.
Foto: Luis Gonzáles.

Juan José Calle,EmpresarioAutor: Fabiana Sánchez.fsanchez@peru21.com

Se dice que en el Perú hay alrededor de 10.5 millones de personas que pertenecen a la clase media emergente. Para Juan José Calle estos son los peruanos que han generado que los centros comerciales comiencen su expansión por todo el país.

¿Cómo ha cambiado el consumidor en los últimos años?Es más exigente, busca las mejores comodidades. A la gente ya no le gusta comprar la comida de la carretilla, busca estándares de calidad y servicios elevados, y por eso asiste a un centro comercial.

¿El país crece porque más personas compran?Definitivamente. El crecimiento del país se da, no porque la China o Europa nos compran, sino porque el consumo interno nos va empujando y eso hace que una gran masa de la población deje la pobreza y pase al consumo básico. A su vez, esto genera más empleo, mayor producción y todo se convierte en un círculo virtuoso en favor del país.

Antes se decía que solo los segmentos altos compraban en un mall como el Jockey Plaza.Este es un mito superado. El consumidor va a un centro comercial porque cada vez es más exigente. Hoy las personas saben que comprar en un retail moderno no es más caro que hacerlo en la calle. Además, se ofrecen mecanismos de crédito que permiten comprar productos de mayor valor.

¿Eso quiere decir que desaparecerán el mercado o la bodega?Por el contrario, estos puntos de venta no han desaparecido ni desaparecerán. Cuando se abre un centro comercial, los microempresarios de las bodeguitas o de los mercados de barrio se ven obligados a brindar mejor servicio para que la gente no deje de comprarles.

¿Quiénes asisten a los malls?Por lo menos un tercio de la población porque encuentran en un solo lugar todo lo que buscan.

¿Aquí se ve reflejado el crecimiento de la clase media?Por supuesto, yo creo que el boom de los centros comerciales no sería tan rápido si no fuera por la clase media emergente. Aquella persona que se toma su tiempo para buscar una mejor calidad nos ha permitido abrir nuevos establecimientos. Yo considero que gracias a ellos tenemos para seguir creciendo, por lo menos, hasta el año 2050.

¿Este crecimiento solo se observa en Lima?No, la clase media está en todo el país, por ese motivo es que ahora más malls se abren en el interior del Perú. De 24 locales que se inaugurarán este año, solo seis estarán ubicados en la capital, los demás abrirán puertas en diferentes ciudades.

Pero estamos hablando solo de las principales regiones.Al principio fue así, por eso es que se iniciaron operaciones en Piura, Arequipa y Trujillo. Pero 2012 fue considerado como el año de entrar a ciudades de segundo orden. Vimos a operadores que ingresaron a lugares como Chimbote e Ica, donde antes no había presencia de un centro comercial.

¿Y después qué localidades siguen?Ahora es el turno de entrar a la selva. Allí se está observando un mayor consumo de las personas y, por eso, vemos que hay proyectos en esa región. Un ejemplo es Pucallapa, donde hace unos años no imaginábamos ni si quiera llegar.

¿Eso quiere decir que el crecimiento es ahora en provincias?Sí, pero hay que tener presente que también hay un espacio para crecer en Lima. Hay distritos como Villa El Salvador y San Juan de Lurigancho donde no hay malls a pesar de que tienen una amplia población que está emergiendo.

¿Llegará un momento en que sean suficientes locales?Por ahora no. Somos una población con 30 millones de habitantes y no tenemos ni 100 centros comerciales. Las personas nos están exigiendo más establecimientos.Hay mucha demanda.

¿Hay espacio físico para más centros comerciales?El terreno siempre es una limitante. Los valores de las tierras van subiendo y llega un momento en que los buenos terrenos se van acabando. Luego entraríamos a una segunda etapa donde tienes que pensar en reconvertir la ciudad. Por ejemplo, el espacio que ocupaba una fábrica o un estadio de fútbol, ahora se transforma en un área comercial.

¿Cuál es el principal problema del sector?Lamentablemente, en el Perú hay una burocracia excesiva que lleva a que los proyectos se dilaten. En promedio, la construcción de un centro comercial toma entre dos y tres años, pero hay una serie de barreras y trámites que dilatan ese tiempo hasta en seis meses.

¿Desincentiva a los inversionistas?No. Estos son proyectos que generan beneficio a la población. El Perú no se puede dar el lujo de dejar de generar estos empleos. Se debe tratar de ser más dinámicos porque acá el que saldrá ganando es el país.

AUTOFICHA

- Soy un hombre casado, tengo cinco hijos. Cuento con una licencia en Relaciones Internacionales y he realizado estudios de postgrado de Derecho y Marketing.

- Actualmente soy gerente general del Jockey Plaza y miembro del directorio de empresas inmobiliarias, comerciales y de servicios.

- También me desempeño como miembro del Consejo Consultivo del Capítulo Sudamericano del ICSC-Internacional Council of Shopping Center.