[Opinión] Richard Arce: ¡Otra vez, vamos a votar con tristeza! (Foto: Andina)
[Opinión] Richard Arce: ¡Otra vez, vamos a votar con tristeza! (Foto: Andina)

Este domingo son las elecciones municipales y regionales. Se espera movilizar a todo el país para reducir el porcentaje de ausentismo histórico, que es característico a pesar de la obligación que existe para votar, bajo pena de multa y limitación de derechos ciudadanos.

Pero, probablemente usted y muchas personas están con el desasosiego de por quién votar porque, una vez más, regresamos al viejo dilema de no tener una opción importante que motive a los electores, que genere alegría y entusiasmo para que el domingo sea una fiesta electoral.

Y este no solo es en el caso de la elección del alcalde de Lima Metropolitana. Ocurre también en diferentes regiones, con los gobiernos regionales y los municipios. La oferta electoral es paupérrima; inclusive las listas de candidatos son una ofensa a la dignidad de un país porque hay prontuariados, agresores de mujeres y de sus propias familias. ¡Impresentables!

A este escenario súmele el “miedo para votar” porque elección tras elección solo nos queda buscar el mal menor o el voto de descarte. Esto genera frustración en muchos electores quienes no van a votar por un candidato, sino en contra del candidato que puede ser un “peligro para la sociedad”.

Aquí juegan su partido la desinformación, las medias verdades y los propios candidatos que se han dedicado a descalificar al oponente, no con sustento y propuestas de gobierno, sino con el ataque ad hominem como único argumento.

En este escenario caótico, tenemos que decidir este domingo a quiénes les entregamos la responsabilidad de dirigir los destinos de nuestras ciudades por cuatro años. Por eso es importante revisar las hojas de vida de los candidatos para saber quiénes son y evaluar su plan de gobierno, para ver si tienen un proyecto viable.

Esto no es fácil porque hay una desafección por la política que puede llevarnos, otra vez, por el populismo y la irresponsabilidad de regalar nuestros votos.

Estamos avisados.