notitle
notitle

La Constitución del Perú indica expresamente que no se pueden convocar a referéndum las normas de carácter tributario (entre otras excepciones). Se imaginan ustedes el resultado de un referéndum en el Perú donde la pregunta sea: ¿Quiere usted eliminar el pago de impuestos?

La democracia directa, en la que cada ciudadano influye con su voto en la toma de decisiones, debería ser limitada, casi exclusivamente, a la elección de sus representantes. Y es que no le podemos pedir al ciudadano que dedica su tiempo a romperse el lomo trabajando, alimentando, educando y manteniendo sana a su familia, que también pueda tener capacidad de decidir sobre temas que le resultan anchos, aunque no ajenos, para eso están sus representantes.

Lo que ha sucedido en el Reino Unido, gracias a la irresponsabilidad de convocar innecesariamente a un referéndum, únicamente por cuestiones de política partidaria interna, ha tenido consecuencias imprevisibles. Es que no puede ser que, por una mayoría simple, se puedan tomar decisiones tan trascendentes y no estar preparado para las eventuales consecuencias.

Los jóvenes ingleses, muchos irresponsables por no haber votado, están furiosos. Los mayores, antiglobalización y con añoranza y delirios de grandeza imperial, votaron. Los escoseses e irlandeses del norte buscarán la forma de permanecer en la UE. Así, hay hoy un desconcierto total y una confrontación inútil ya no solo en el Reino "Unido", sino frente a los demás europeos, que no solo se sienten ninguneados por los ingleses, sino que entre ellos mismos empiezan a fortalecer sus cuestionamientos y discrepancias frente a la Unión.

Soy optimista, espero que esto se logre revertir vía un nuevo referéndum u otra fórmula y que esa enorme burocracia europea tome nota de su responsabilidad. Espero que de todo esto salga una Europa más sólida y, ojalá, moderna y eficiente.