notitle
notitle

La Huacachina es un oasis. Es decir, un desafío a la naturaleza. Un lunar de agua y vegetación en una inmensa piel de arena. En su lugar debería haber un conjunto de dunas, pero hay una laguna. Durante décadas, la Huacachina fue un concurrido balneario que atraía a cientos de turistas en cada temporada. Hoy, por precaución, la sugerencia de las autoridades es no bañarse en sus aguas. No por la leyenda de una sirena que, de cuando en cuando, dicen, suele desaparecer a algún bañista, sino por cierto de nivel de contaminación que es de cuidado. Sin embargo, eso no quita que aún sea uno de los destinos turísticos más visitados de la zona.

¿Qué hacer en la Huacachina? La actividad clásica y relajada es navegar en bote sobre la laguna. Por unos cuantos soles podrá surcar sus mansas aguas. Otra de las actividades populares es el sandboard. Es posible alquilar el equipo apropiado en las agencias de la zona. Es una actividad medianamente exigente, por lo que se sugiere tener un estado físico óptimo. Otra alternativa es alquilar un vehículo arenero (tubular) y recorrer las dunas. Experiencia emocionante, por cierto. Eso sí, se recomienda ir en grupos de dos o más personas. Otras opciones: el trekking, el paseo en caballo y el camping. La recomendación es sencilla: póngase en contacto con las agencias antes de llegar al lugar. Si bien el verano es una muy buena época para visitar la Huacachina, lo cierto es que durante todo el año se puede ir y disfrutar con tranquilidad. Anímese.

MÁS DATOS

Aproveche su visita al sur para vivir otras experiencias turísticas. Le recomendamos tres.

Festival de la VendimiaTradicional celebración que se celebra en marzo, del 5 al 14. Se realizan concursos, bailes, conciertos, presentaciones culturales, ferias de comida, corsos, competencias deportivas, en fin, todo en honor al vino. Asimismo, diversas bodegas abren sus puertas y ofrecen tours que incluyen, obviamente, degustación. Sin duda, un festival a todo dar.

MorónBella laguna ubicada a unas dos horas de Pisco. Es un oasis más pequeño que la Huacachina, pero no tiene nada que envidiarle. Las personas pueden bañarse en sus aguas y practicar deportes en la arena y otras actividades divertidas.

Tambo coloradoEs un sitio arqueológico que data de la época del Tahuantinsuyo. De visita obligada para los amantes de la cultura peruana.