No arriesgue su vida. Si está llegando a su hogar y es interceptado por sujetos armados, no se resista al atraco. (Nancy Dueñas)
No arriesgue su vida. Si está llegando a su hogar y es interceptado por sujetos armados, no se resista al atraco. (Nancy Dueñas)

SHIRLEY ÁVILAlavila@peru21.com

"¡Bájate, bájate, dales el carro!', le grité a mi esposo cuando vi que dos sujetos –que sacaban sus armas– se acercaban a la camioneta. Yo estaba aterrada y solo pensaba en él. Apenas escuché el primer disparo, me tiré al suelo. Segundos después, los delincuentes fugaron sin llevarse el vehículo. Corrí a ver a mi esposo y me di cuenta de que sangraba. Tenía una herida de bala en el pecho".

Este es el dramático testimonio de Ana Berríos, quien perdió al compañero con el que compartió 21 años de su vida, el suboficial PNP Rogelio Llamoctanta Huamán (47), a manos de una de las bandas de 'robacarros' que acechan en nuestra capital.

Al igual que ella, en lo que va del presente año, otras ocho familias han perdido a sus seres queridos en las mismas circunstancias: por resistirse al robo de sus modernos vehículos cuando llegaban a las cocheras de sus viviendas.

De acuerdo con estadísticas de la Diprove, al día ocurren seis o siete delitos bajo esta modalidad, cifras que se traducen en el 30% de los robos de vehículos, situación que va en aumento, según lo reconocieron los investigadores de dicha unidad especializada.

Así, todo indica que, hoy en día, acceder a un auto moderno es sinónimo de peligro. Nadie está libre: hombres, mujeres, jóvenes, jubilados, y hasta policías frente al volante, son potenciales víctimas de las diferentes bandas criminales que operan mediante la citada modalidad.

ÚLTIMO PASEOAna Berríos recibió una herencia de sus padres y, con un dinero que tenía ahorrado, compró –a fines del año pasado– una moderna camioneta Toyota RAV 4×4, de placa L6D-167. Ella contó a Perú21 que el vehículo solo era manejado por su esposo, Rogelio Llamoctanta, y que la mayor parte del tiempo pasaba guardado en la cochera de una de las viviendas que tenía alquilada, ubicada en la manzana A-32, lote 25, en la urbanización Primavera, en Santa Anita.

El 10 de febrero, el agente, su esposa y sus tres hijos habían acudido a una reunión familiar en La Molina. Cerca de la medianoche decidieron retornar a su casa, situada en la manzana B-2, lote 36, Cooperativa Santa Aurelia, a 15 cuadras del otro inmueble.

Hicieron el recorrido por la avenida La Molina y por la Carretera Central, y durante todo ese trayecto no se percataron de que eran seguidos por los delincuentes.

Así, llegaron a esta última dirección para dejar a sus hijos. Luego siguieron con destino a la otra vivienda para guardar el vehículo. Nunca repararon en la presencia de los hampones.

TRISTE DESENLACE"Al llegar a mi otra casa, yo bajé de la camioneta para pedirle la llave de la cochera a mi esposo. Cuando caminaba, vi correr a un hombre que, después, se ocultó en la parte de atrás del carro. Luego llegó otro. Yo pensé que eran unos vecinos que estaban jugando, pero no imaginé que eran delincuentes", recordó la viuda.

"Vi que uno de los sujetos se acercó a mi esposo, sacó un arma de la cintura y le apuntó. El otro hombre hizo lo mismo. Mi hermana estaba en el asiento posterior y fue golpeada por uno de los asaltantes cuando intentó bajar de la camioneta", sostuvo.

"Lo único que hice frente a ello fue gritarle lo más fuerte que pude a mi esposo: 'Bájate, bájate…'. Pero él también sacó su pistola y forcejeó con los maleantes, y ahí le dispararon", prosiguió la viuda.

A la fecha, los agentes de la Dirincri aún no han identificado a los asesinos del suboficial Rogelio Llamoctanta.

DESTINO DE LOS VEHÍCULOSSegún la Diprove, no todos los vehículos robados terminan en el mercado negro convertidos solo en autopartes. Un buen grupo –principalmente las camionetas 4×4– es vendido en el interior del país.

Los agentes indicaron que también hay mafias que, con documentos falsos, sacan camionetas a países como Bolivia y Ecuador. Se informó que actualmente están por repatriarse de Bolivia más de 100 vehículos robados en el Perú.

Las unidades del modelo Yaris, de la marca japonesa Toyota, son las más comerciales en el mercado negro. Les siguen los vehículos Nissan y KIA. En menor proporción, los BMW y los Mercedes Benz.

RECOMENDACIONES

- Para evitar ser víctima de un asalto bajo esta modalidad, el jefe de la Diprove recomienda a los conductores que estén siempre alerta. Que observen todo lo que ocurre en el trayecto y miren siempre por el espejo retrovisor para descartar si algo extraño sucede a su alrededor.

- En el caso de que se percate de que lo siguen, memorice el número de la placa, trate de evadir al presunto hampón aumentando la velocidad o volteando sorpresivamente en una calle. Deténgase en un lugar con público, ya sea un grifo o una tienda. En todo caso, desvíe su ruta hacia una dependencia policial o una caseta de serenazgo cercana, siempre y cuando recuerde que puede encontrarla en el camino.

- Si la cochera de su vivienda cuenta con control remoto, debe llamar a sus familiares o al vigilante del edificio o la calle para que le abran cuando esté a una cuadra de aquella.

SABÍA QUE

- El 24 de febrero, el ingeniero minero Luigui Andrés Tello Arcos (29) fue asesinado a tiros en Comas.

- El 23 de mayo, el mayor de la Policía Ricardo Suárez Contreras (45) abatió a un delincuente y frustró el asalto de una camioneta KIA frente a una cochera en Villa María del Triunfo.

- El 25 de abril, Ángel Palomino (21), hijo de un policía, fue asesinado en San Juan de Lurigancho.