Sigue actualizado en nuestra APP

Corrupción y costo de oportunidad

Juntas

5. Juntas: Consiste en aportar una cantidad de dinero por un plazo de tiempo para generar un ahorro. La entrega de la suma total de la cuota de los participantes es entregada cada mes a un miembro del grupo. (Foto: GEC)

Carlos Parodi
Carlos Parodi

Una de las principales herramientas de la forma como piensa un economista es el costo de oportunidad. Cuando tomamos una decisión, elegimos entre alternativas. Por eso, el costo que asumimos no solo es el monetario, sino también lo que perdemos por lo que dejamos de hacer. El costo de oportunidad es la mejor opción dejada de lado. Por ejemplo, si compra un televisor, el costo de oportunidad es el beneficio que deja de recibir por no comprar una laptop, siempre que esta haya sido la mejor opción dejada de lado.

Un ejemplo simple. Si usa las siguientes dos horas en dormir, a la vez no puede usarlas en ir al gimnasio. Por lo tanto, el costo de oportunidad es el beneficio que habría recibido si hubiera ido al gimnasio. Otro ejemplo. Recibe una beca de estudios. Dice que es gratis, pero no; ese tiempo pudo usarlo de otra forma y la entidad que lo beca pudo elegir a otra persona.

La mayoría de análisis de corrupción en el Perú estima el costo de esta a partir del dinero originado en la sobrevaluación de contratos. Pero el costo de oportunidad nos da otra pista: ¿qué habríamos podido hacer con el dinero si no hubiera tenido como destino la corrupción? Si lo pensamos así, el costo de oportunidad de la corrupción es gigantesco. Imagine si ese dinero se hubiera destinado a mejorar la educación o salud pública.

Debemos pensar en lo que dejamos de lado antes de decidir. Los corruptos piensan en ellos y no en la sociedad. Su alternativa era no ser corruptos. Como lo fueron, asumieron el costo de oportunidad y hoy todos deberían estar presos por el daño que hicieron al país. No soy abogado, pero me parece que los procesos judiciales deberían ser más rápidos, justo por el costo de oportunidad en que incurren los jueces, dado que dejan de ver otros casos.

Tags Relacionados:

Economía

Ir a portada