notitle
notitle

Carlos Basombrío,Opina.21Castilla era mucho más que el último sobreviviente del primer gabinete. Fue un ministro de Economía especialmente importante en varios sentidos. En primer lugar, su nombramiento fue sorpresivo, ya que las especulaciones andaban por el lado de miembros moderados o radicales del entorno de Humala. Su elección fue, por tanto, un mensaje político inesperado de que la política económica se mantendría con la misma orientación que en los gobiernos anteriores, lo que, en términos generales, se cumplió a lo largo de sus 38 meses de gestión.

Fue también uno de los pocos ministros de la entera confianza de la pareja presidencial. En ese sentido, fue percibido con poder por encima de los sucesivos primeros ministros y, por supuesto, mayor que el de los demás ministros, muchos de ellos buenos técnicamente, pero sin peso político. Sus críticos sostenían que había "secuestrado intelectualmente" a la pareja presidencial para imponer sus criterios. Me inclino a creer que hubo una buena sintonía entre la nueva forma de pensar de los Humala y el ministro.

Castilla, en términos políticos, mostró sobriedad y muñeca, excepto quizás con la caída del ex primer ministro Villanueva, donde cumplió, a pedido de Nadine, el poco elegante papel de verdugo.

Parece creíble que se va por razones personales, pero, como se retira cuando la economía está muy debilitada y con medidas aún incapaces de revertir hasta ahora la tendencia, se puede ver también una intención de airear el gabinete, pero enviando un mensaje a los operadores económicos de que la continuidad se mantendrá con alguien que trabaja en el MEF desde hace mucho.

CODA. No salió del cargo Mayorga, pese a estar en una confrontación contra lo que parece ser la mayoría del Congreso y en riesgo de censura. Puede que sea una decisión del ministro que quiere dar la pelea hasta el final o de Humala, quien calcula (bien o mal) que podrá contar con los votos para evitarlo. Se sabrá pronto.