(USI)
(USI)

¿Qué la animó a iniciar este negocio?Fue mi esposo quien me dio la idea de fabricar caramelos. Un día, de casualidad, un lápiz se pegó a uno de nuestros productos, y nos dimos cuenta de que podíamos venderlos como paletas.

¿Cómo les ha ido hasta el momento?Producíamos 20 paletas diarias. Un día me llamó una cadena de restaurantes y me pidieron 1,000. Conversé con el dueño y aceptaron que le entregue el pedido por partes. Fuimos creciendo de a pocos, ahora tenemos presencia en supermercados, bodegas, universidades, empresas, entre otros puntos de venta. Elaboramos paletas de todas las formas y sabores, según lo que pida el cliente.

¿Qué mercados ya atiende?Contamos con presencia en casi todo el Perú y ya estamos exportando a Estados Unidos.

¿Además de dulces, qué más ofrecen?Tras el éxito de las paletas, hemos empezado a ofrecer también manzanas y algodón dulce.