(USI)
(USI)

Un kete de pasta básica de cocaína puede ser adquirido ahora a solo S/.0.40 –es decir, a un precio menor de lo que cuesta un chocolate– en el colegio, en el barrio o en cualquier otro punto. Reflejo de esta realidad es que los peruanos consideran que el problema más grave de las drogas es, precisamente, la microcomercialización de estupefacientes.

La encuesta 'Estudio de opinión sobre drogas en la población urbana peruana', realizada por Cedro, señala que las drogas son el tercer problema más importante del país (antes están la delincuencia y la pobreza). Sin embargo, lo preocupante es que la mayoría de los entrevistados sostiene que lo más grave es la venta al menudeo (ver recuadro).

Así, el sondeo revela que cuatro de cada 10 personas entrevistadas asegura que venden droga en sus barrios.

Al respecto, Alfonso Zavaleta, jefe de investigaciones de Cedro, manifestó a Perú21 que el problema de la microcomercialización es mayor en Lima que en provincias. "La capital es el lugar de comercio de todo, ya sea para lo bueno o para lo malo", refirió.

Dijo que la percepción que tiene el público sobre la droga es que se trata de un grave problema del que se escucha todos los días. "Lo vemos en el barrio, el colegio, la universidad, en discotecas y otros centros de diversión, hasta por delivery", manifestó.

MAYOR FACILIDADOtro de los puntos que arroja la investigación –que incluyó a personas de 12 a 65 años en Lima y en 12 provincias de la costa, sierra y selva– es que un 95.3% considera que es fácil conseguir alcohol y un 92.4% opina lo mismo del tabaco.

En el caso de las drogas ilegales, un 45.4% manifestó que es fácil conseguir marihuana, un 30.9% dijo lo mismo del PBC, y un 24.1%, de la cocaína.

Respecto a cuáles son las razones por las que se consume droga, el 39% de encuestados sostuvo que por problemas familiares.

Otro 21% afirmó que la curiosidad lleva a las personas a probar estupefacientes, un 9.4% señaló como causa a la diversión, un 9.1% a la presión de grupo y un 6.5% a problemas psicológicos.

Entre tanto, al ser consultados sobre la acción del Gobierno Central respecto al delicado tema, el 85.6% considera que este debe buscar alternativas al problema del cultivo de la coca (combatirlo, sustituir cultivos, negociar con cocaleros, procurar la erradicación voluntaria, desarrollar zonas cocaleras, etcétera).