(USI)
(USI)

"Sufro de colesterol", dice Javier, un ingeniero de 52 años. "El médico me ha dicho que tengo el colesterol alto", cuenta Mario, publicista de 34 años. Es común escuchar frases así. Para empezar, habría que precisar que el colesterol no es una enfermedad. De hecho, es un tipo de lípido que cumple un rol importante en el organismo.

DIFERENCIAS Y MEDIDASHay dos tipos de colesterol: HDL y LDL. Al primero se le llama colesterol "bueno"; al segundo, colesterol "malo". El problema radica cuando el nivel de colesterol LDL supera los valores normales. Esto provoca daños en las arterias y, por tanto, la persona tiene mayor riesgo de sufrir males cardiacos y cerebrovasculares. Es para preocuparse.

En cambio, un nivel elevado de colesterol HDL resulta positivo. Eso implica que la persona está por buen camino. Por el contrario, un nivel bajo de HDL implica que la persona debe prestarles atención a sus hábitos de vida.Lo ideal es equilibrar los niveles de ambos tipos de colesterol. ¿Qué hacer para lograrlo? Muy sencillo: alimentarse sanamente, realizar actividad física frecuentemente y someterse a chequeos periódicos por más que se sienta sano.

Ahora bien, si usted está con sobrepeso, tiene más de 30 años y posee antecedentes familiares vinculados a males cardiovasculares, se recomienda una visita al médico.