CONFIANZA. Piden que se cumplan promesas de inversión. (Rafael Cornejo)
CONFIANZA. Piden que se cumplan promesas de inversión. (Rafael Cornejo)

La cartera de concesiones prevista para este año difícilmente podrá alcanzar la cifra de US$10 mil millones que, en julio, anunció el ministro de Economía, Luis Castilla.

De acuerdo con el último cronograma que publica Proinversión en su página web, importantes proyectos han sido diferidos al primer trimestre del próximo año.

En esta lista de aplazados figuran la Línea 2 del Metro de Lima (US$4,500 millones), el Aeropuerto Internacional de Chinchero (US$660 millones) y las Mejoras a la Seguridad Energética y Desarrollo del Gasoducto Sur Peruano (US$3,000 millones).

Otras concesiones como el Terminal Portuario de San Martín (US$103 millones), el Teleférico de Kuelap (US$11 millones), la Línea de Transmisión Moyobamba-Iquitos (US$434 millones) y la Gestión del Instituto de Salud del Niño también fueron postergadas.

En conjunto, las iniciativas diferidas suponen compromisos de inversión por cerca de US$9 mil millones.

También se ha dilatado la promoción del tramo 5 de la Longitudinal de la Sierra (Cusco-Puno) hasta 2015.

Al respecto, el presidente de AFIN, Gonzalo Prialé, comentó que es necesario que los proyectos se materialicen y que se cumplan los anuncios.

"De lo contrario, los inversionistas no tendrán la confianza suficiente para embarcarse y participar en los concursos", dijo.

El representante manifestó que si se logran las adjudicaciones el próximo año, la inversión que se hará superará inclusive las concesiones entregadas en los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García.

SABÍA QUE

- 'Permisología'El presidente de AFIN, Gonzalo Prialé, comentó que en breve plantearán al gobierno que en las concesiones se entreguen permisos genéricos o provisionales para el desarrollo de obras. El objetivo, dijo, es eliminar los trámites excesivos.

- Clima de negociosSegún el ranking Doing Business 2014 del Banco Mundial, el Perú perdió tres posiciones. El análisis sobre el manejo de permisos de construcción fue el que registró el deterioro más fuerte (caída de 20 puntos, respecto de 2013).