Una azafata fue despedida por tener sexo con pasajeros… No, en realidad no. (Getty)
Una azafata fue despedida por tener sexo con pasajeros… No, en realidad no. (Getty)

La historia empieza el día 30 de setiembre en la página web del Daily Mail (el diario en lengua inglesa con mayor número de usuarios únicos del mundo) y nace con un titular que combina sexo, dinero y una leyenda urbana hecha "realidad": .

La nota original del británico Daily Mail ha sido compartida unas 2500 veces en Facebook y ha sido clonada –citando siempre al Daily Mail como única fuente- por varios medios de habla inglesa como (que ha sido compartida casi 3500 veces) o (1400 veces), entre muchos otros.

Un par de días de después, el sábado 2 de octubre, la "noticia" llamó la atención de algunos medios en español como y , pero fue el domingo 3 que recibió su último baño de legitimidad con un cable de la agencia EFE, que en su párrafo de apertura rezaba: "Una azafata de una aerolínea de Oriente Medio cuyo nombre no ha trascendido fue despedida por practicar sexo con pasajeros por un precio de 1.500 libras (2.000 euros), según publica el tabloide británico 'Daily Mail'". Y ya se sabe que de EFE a casi todos los medios en habla hispana, hay un paso.

A estas alturas, con casi toda seguridad la has visto pasar por tu news feed de Facebook o tu timeline de Twitter. La han repetido , , , , , , y un largo etcétera de medios en todo el continente; muy hábiles todos a la hora de encontrar una foto sugerente de recurso con la que aderezar la noticia.

Lo curioso es que los varios problemas de esta noticia saltan a la vista desde ese primer párrafo de EFE. La noticia tiene problemas tan obvios que sería casi insultante poner a trabajar a estudiantes de periodismo de primer ciclo en este caso. Pero allá voy.

La primera llamada de alerta es la primera línea: "Una azafata de una aerolínea de Oriente Medio cuyo nombre no ha trascendido". Repito: una azafata X, de una aerolínea X, cuyo nombre "no ha trascendido". Razones más que suficientes para ponerse en guardia, ¿cierto? Para buscar alguna otra fuente, ¿no?

Segunda llamada de alerta. La nota de EFE continúa – al igual que todos los otros medios que han rebotado la noticia con casi idéntico titular, ligeras variaciones de la combinación: azafata+sexo+dinero+despedida – citando al Daily Mail como fuente principal. Aviso para periodistas: El Daily Mail no es solo la web noticiosa en inglés más leída del mundo, sino que es también una de las que más noticias bamba publica. Lo cuenta bien esta nota de Buzzfeed sobre una oscura agencia de noticias basura de la que se alimentan tabloides de todo el mundo: .

Tercera llamada de alerta. El Daily Mail (y con él todas las otras webs que han clonado la nota) se apoya en la autoridad de un "diario de lengua saudí árabe" ("Saudi Arabic language daily") llamado Sada. Y ahí, como para aliviar su conciencia, todos imitan al diario inglés y linkean a la del supuesto periódico saudí árabe. El problema aquí es que cuando uno hace click en lugar de aterrizar en el artículo que supuestamente publicó el periódico árabe Sada, aterriza en la página web de Al Sadda, una rudimentaria página de noticias deportivas, que si nos guiamos por , se publica desde Sudán. Nada que ver con Arabia Saudí.

Lo curioso es que ninguna de las muchas webs noticiosas que rebotó la noticia reparó en ninguna de esas llamadas de alerta. Pudo más un titular atractivo aunque altamente improbable, que supuestamente garantiza clicks rápidos y fáciles.

¿Existen azafatas que venden favores sexuales en vuelos? Puede ser, quién sabe. Lo que sí sabemos con seguridad es que la azafata X, de la aerolínea de Medio Oriente X, no cobraba a sus pasajeros 1500 libras esterlinas ni amasó una fortuna de 650 mil en dos años. ¿Cómo lo sabemos? Porque tal y cómo ha sido publicada la noticia por el Daily Mail y sus múltiples émulos, no existe una sola razón para creerlo, un solo dato que nos haga confiar en su veracidad. Solo existe el ruido de sonajero de las palabras sexo, azafata y dinero agitadas convenientemente para atraer a la manada. Sin ninguna verificación detrás. Sin ningún intento de periodismo de por medio.

Por Diego Salazar (diego.salazar@peru21.com)