(Captura RT)
(Captura RT)

Los servicios de emergencia chinos rescataron con vida a un bebé, de apenas dos días de nacido, que había sido arrojado al inodoro en una vivienda de la provincia oriental de Zhejiang (China), informó la prensa de dicho país.

En un video de la televisión estatal china, CCTV, se muestra el rescate del recién nacido, al que consiguen liberar dos horas después de ser localizado en una tubería de apenas 10 centímetros de diámetro.

Los vecinos del edificio fueron quienes alertaron a la Policía tras escuchar llantos de un bebé. Al ser alertadas, las autoridades se desplazaron hasta la vivienda y comenzaron a cortar segmentos de la tubería para intentar rescatar al recién nacido.

LA TAREA DE RESCATEAl comprobar la peligrosidad de abrir la tubería en el lugar del suceso, trasladaron la parte en que se encontraba el bebé hasta un hospital cercano, donde tras romper el tubo trozo a trozo el pequeño pudo ser liberado con vida, aunque con algunos cortes en la cara y las extremidades.

Cuando los médicos consiguieron rescatarlo, el bebé aún estaba unido a la placenta. De inmediato fue trasladado a una incubadora. Ahora se encuentra estable. La Policía abrió una investigación sobre lo ocurrido y advirtió de que quien arrojó al pequeño al inodoro cometió un delito.

HALLARON A LA MADRESegún informa el diario Dushi Kuaibao y varios medios internacionales, la Policía logró encontrar hoy a la madre, que "llora y lamenta mucho" haber abandonado al bebé. Tras la aparición de la madre, las autoridades se limitaron a decir que el caso sigue en investigación.

Las familias chinas padecen una gran presión social y financiera, debido a la política del hijo único, que impone multas muy altas para aquellas parejas que decidan tener más de un descendiente.

Asimismo, los bebés nacidos fuera del matrimonio suelen ser abandonados para evitar el estigma social y la presión financiera de criarlos.