(Rex Features/The Guardian)
(Rex Features/The Guardian)

La agencia de inteligencia británica intervino cables de fibra óptica que transportan el tráfico internacional de telefonía e Internet (llamadas, correos electrónicos, publicaciones en Facebook, etc.) y comparte enormes cantidades de información personal (NSA) de Estados Unidos, .

El diario, que en las últimas semanas ha estado publicando detalles de los programas de vigilancia ultra secretos expuestos por el excolaborador de la NSA , dijo en su sitio web que el informante le había mostrado documentos sobre un proyecto denominado "Tempora".

Este ha estado en marcha desde hace aproximadamente 18 meses y permite a la GCHQ intervenir y almacenar enormes volúmenes de datos extraídos de los cables de fibra óptica durante un máximo de 30 días, señaló el reporte.

La noticia probablemente pondrá más presión sobre el Gobierno del primer ministro para apaciguar la opinión pública en el debate sobre cómo se reúnen y utilizan datos de los ciudadanos británicos.

Previamente este mes, en respuesta a preguntas sobre el programa secreto PRISM de seguimiento de datos de EEUU, el secretario de Relaciones Exteriores británico, , dijo al Parlamento de su país que la GCHQ siempre se adhería a la ley de Reino Unido al procesar la información obtenida a partir de las escuchas.

El funcionario no confirmó ni negó los detalles del intercambio de inteligencia entre Gran Bretaña y Estados Unidos, argumentando que hacerlo podría ayudar a enemigos.

La operación "Tempora" implica la colocación de sondas de intercepción a cables transatlánticos donde desembarcan en los terminales británicos desde Norteamérica, dijo The Guardian.

La medida fue llevada a cabo con el acuerdo de compañías anónimas, que tenían prohibido revelar las órdenes que los obligaban a permitir el acceso a la GCHQ, agregó.