Ex ministro brasileño José Dirceu, acumula su tercera condena (Boca Maldita).
Ex ministro brasileño José Dirceu, acumula su tercera condena (Boca Maldita).

El ex ministro brasileño José Dirceu, que durante años fue el principal escudero del ex presidente , fue condenado a once años y tres meses de prisión por su participación en la red de corrupción que operó en la estatal Petrobras, informaron fuentes judiciales.

La condena fue dictada por el juez , responsable de la investigación sobre el caso que ha implicado a decenas de políticos. Esta nueva sentencia se suma a otras dos que ya ha recibido Dirceu, acumulando así penas por casi treinta años de cárcel.

Según la sentencia, Dirceu fue intermedio para que la empresa Apolo Tubulars obtuviera millonarios contratos con Petrobras, a cambio de ellos recibió unos US$ 670,000 que le fueron entregados a modo de coima.

Por su parte, el juez Moro señaló que "lo más perturbador" es que esos hechos ocurrieron entre 2009 y 2012, cuando Dirceu respondía por cargos de corrupción ante la Corte Suprema en una causa abierta por un grave escándalo de sobornos parlamentarios detectados en 2005, durante el primero de los dos mandatos de Lula.

Como se recuerda, Dirceu está en prisión desde noviembre de 2013, condenado a siete años de cárcel, aunque unos trece meses después de estar encerrado obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria.

En agosto de 2015, sin embargo, la Policía Federal irrumpió en su casa por orden del juez Moro y lo trasladó otra vez a prisión, pues existían indicios de que también había participado en la vasta trama corrupta detectada en la petrolera estatal.

El mismo Moro lo condenó a otros 23 años de cárcel en mayo del año pasado y subrayó que Dirceu "operaba" en esa red de corrupción aún estando preso en su domicilio, donde le era entregado el dinero generado por sus maniobras "ilícitas" en favor de diversas empresas que obtuvieron contratos amañados con Petrobras.

Dirceu, de 71 años, fue el artífice de la campaña que llevó a Lula a ganar las elecciones de 2002, tras las cuales fue nombrado ministro de la Presidencia, un influyente cargo desde el que se controlan todos los resortes del poder.

A mediados de 2005, sin embargo, cuando surgió el escándalo de sobornos en el Parlamento, se vio obligado a dimitir y su cargo pasó a ser ocupado por Dilma Rousseff, quien luego ganó las elecciones presidenciales de 2010 y 2014 y acabó destituida el año pasado, por irregularidades en el manejo de los presupuestos.