(AFP)
(AFP)

El expresidente sudafricano , de 94 años, pasará hoy su cuarta noche en un hospital de , en el que se encuentra ingresado en estado grave desde el último sábado por una neumonía.

En un esperado comunicado tras más de 48 horas de silencio oficial sobre la salud del exmandatario, la Presidencia sudafricana anunció hoy que Mandela sigue en la misma situación: "grave pero estable".

Horas después, el portavoz presidencial, Mac Maharaj, precisó que Mandela está bajo "cuidados intensivos", informó la agencia local de noticias Sapa.

El nombre del establecimiento de Pretoria donde es atendido no fue divulgado, tal como sucedió con sus anteriores hospitalizaciones. Pero decenas de periodistas acampaban ante un hospital especializado de la capital donde aparentemente fue ingresado el primer presidente negro de Sudáfrica.

Dos hijas de Mandela y varios de sus nietos fueron vistos allí ayer. Además, su exmujer acudió hoy a ese centro sanitario.

"Vi a mi padre y está bien. Es un luchador", declaró al diario británico The Guardian la hija del expresidente, Zindzi, la única integrante de la familia que rompió el silencio.

"Hay restricciones médicas y (…) ellos (los médicos)* querrían limitar el flujo de visitantes"* para evitar los riesgos de infección, explicó a la agencia AFP el portavoz de la presidencia, desmintiendo algunas versiones según las cuales la familia habría prohibido el acceso al hospital a los responsables políticos del país.