fue un luchador incansable contra el apartheid, desde antes de ser recluido durante 27 años, y luego de haber sido presidente de su país y activista humanitario.

La vida de Mandela, libertador de los negros de , fue una epopeya de triunfos frente a obstáculos monumentales, una hazaña hecha posible por su férrea disciplina, agudo realismo y carisma popular que le valió amistades y aliados incluso entre los blancos.