La Policía de hoy lanzó gases lacrimógenos y chorros de agua para dispersar una de las mayores manifestaciones en el país en lo que va del año, cuyo objetivo es exigir una reforma electoral.

Los uniformados reaccionaron cuando algunos de los manifestantes intentaron romper cerco de seguridad en el centro de la capital, .

Los manifestantes quieren una revisión de las listas de votantes y de otras políticas electorales que, según dicen, favorecen al partido gobernante.

El líder opositor, , dijo a la cadena BBC que el proceso electoral en fue más justo con la oposición que en Malasia.