Policía, bomberos y militares se unieron para protestar por mejoras salariales. (AP)
Policía, bomberos y militares se unieron para protestar por mejoras salariales. (AP)

Hoy se decretó una nueva huelga parcial de policías y bomberos en , que se suma a la de sus colegas de Bahía y amenaza el Carnaval. Sin embargo, las autoridades aseguran que de ser necesario el Ejército patrullará ambas ciudades, que aguardan la llegada de miles de turistas.

Cientos de policías civiles, policías militares (PM) y bomberos de Rio votaron la huelga a mano alzada en la noche del jueves, en una asamblea pública realizada en una plaza del centro de la ciudad a una semana del inicio del , una de las mayores fiestas del mundo.

No obstante, la situación en las calles de Rio era de normalidad el viernes, y el Comando de la PM afirmó que todas sus unidades están trabajando, contradiciendo las declaraciones de los huelguistas.

En un episodio aislado, un coche policial fue atacado a disparos por un grupo de 15 motocicletas en la zona norte, sin que se registraran heridos, dijo el coronel de la PM Federico Caldas a la radio CBN.

Caldas informó que "fueron emitidos 11 mandatos de prisión para los principales líderes del movimiento" de protesta en Rio.

"Un grupo de policías anunció una huelga, pero no son todos (…) El Carnaval se realizará normalmente, y por ahora no hay necesidad de refuerzos de las Fuerzas Armadas", dijo a la agencia AFP una portavoz de la PM de Rio.

En caso de que la huelga se extienda, las autoridades prevén la llegada a Rio de 14,000 soldados y agentes de la guardia nacional para garantizar la tranquilidad del Carnaval, que comienza el 17 de febrero.

"De ninguna manera queremos acabar con el Carnaval. Comienza en ocho días y tenemos la convicción de que llegaremos antes a un acuerdo", sostuvo el viernes el sargento de bomberos Wallace Rodrigues, en una conferencia de prensa de los sindicalistas.

"Es prematuro hablar de porcentaje de huelguistas porque la huelga comenzó hace nueve horas, pero no hay coches de la PM en las calles y las delegaciones están cerradas", dijo por su parte Francisco Chao, director del sindicato de la Policía Civil, en la misma conferencia.

Los salarios de la policía de Rio se hallan entre los más bajos del país, y rondan los 1,200 reales (US$700) al empezar.